4 de April de 2014 14:19

Una bebé de seis días es la séptima víctima del terremoto chileno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Una bebé de seis días murió hoy 4 de abril en la calle luego de que ella y su madre debieran abandonar la casa en que vivían tras los dos terremotos que azotaron esta semana el norte de Chile.

"La madre se dio cuenta alrededor de las 07:00 de la mañana de que la menor mantenía espuma en su boca y botaba sangre de su nariz", explicó el mayor de policía Juan Carlos Huilcamán.

La madre, al notar los síntomas, corrió hacia un centro asistencial, pero su hija no sobrevivió el paro cardiorrespiratorio que la aquejó, en medio del frío y el pánico en el área.

"Se encontraba en situación de calle producto del terremoto", lamentó el oficial de policía, desde la empobrecida comuna de Alto Hospicio, en la provincia de Iquique.

La muerte de la lactante, la séptima atribuible a los movimientos telúricos, ocurre en momentos en que el gobierno intenta normalizar los suministros básicos y controlar la especulación de precios.

La policía chilena, de hecho, comenzó hoy a detener a comerciantes que subieron fuerte e ilegalmente los precios de productos y servicios básicos.

El primer capturado fue un transportista que elevó siete veces sus boletos de viaje en la desértica comuna de Alto Hospicio, una de las más golpeadas por la tragedia, informó la policía.

El gobierno y la fiscalía alertaron desde el miércoles que la especulación está penada por ley, luego de que el pan se vendiese hasta por seis dólares el kilo (4,5 euros). "No quieren ni siquiera vender harina, para especular con el precio del pan", reclamó el edil de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos.

Los movimientos telúricos, que motivaron alertas de tsunami en casi todo el Pacífico latinoamericano, destruyeron caminos y afectaron el aprovisionamiento de agua y electricidad en algunas zonas. Seis personas murieron durante el terremoto del martes, que alcanzó una magnitud de 8,2 en la escala de Richter.

Unas 3 000 viviendas quedaron inhabitables, según reportes iniciales. La presidenta, Michelle Bachelet, quien recorrió por aire y tierra la zona, anunció un plan de ayuda.

Su ministro de Hacienda, Alberto Arenas, dijo que no habrá restricciones financieras para tal efecto. Tras una nueva reunión con sus ministros en Santiago, la mandataria envió a sus ministros de Interior, Rodrigo Peñailillo, y de Defensa, Jorge Burgos, a coordinar la ayuda.



Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)