5 de December de 2010 00:00

El acero se forja con mucho esfuerzo y sudor en Islamabad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Así se puede calificar la labor que a diario ejecuta un grupo de empleados en Islamabad, capital de Pakistán, un país ubicado en el sur de Asia.

Extenuante y peligrosa. Así se puede calificar la labor que a diario ejecuta un grupo de empleados en Islamabad, capital de Pakistán, un país ubicado en el sur de Asia.

En esta planta para fabricar acero las normas de seguridad no son las más adecuadas y se trabaja con lo que se tiene: botas y pañuelos para cubrir los rostros.

Los obreros involucrados en la fundición están obligados a realizar turnos de una hora debido al calor extremo.

    

Los  trabajadores  cubren  sus  rostros con pañuelos. Eso les ayuda a enfrentar los efectos del calor.

Dando forma al acero.  Con gran habilidad un  trabajador pakistaní de la acería  maniobra las interminables varillas incandescentes.

 

El cansancio se apodera de cuatro obreros. La fundición de hierro es una de las tareas más duras.

 

 

Después de cumplir su  turno  un empleado de la fábrica  se lava el cuerpo con agua  para refrescarse.   

 

 

El agotamiento terminó  por doblegar a este obrero, quien se acostó a dormir  en las barras de acero.

FOTOS: AFP

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)