5 de febrero de 2016 19:58

Siete mujeres denunciaron la violencia de la seguridad de Erdogan

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 60
Triste 2
Indiferente 10
Sorprendido 2
Contento 3
Ana María Carvajal

La mañana de este viernes 5 de febrero del 2016, un grupo de siete mujeres ofreció una rueda de prensa para reprochar la violencia del equipo de seguridad del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), en Quito.

El enfrentamiento se produjo, luego de que las mujeres gritaran en contra de Erdogan porque están en desacuerdo con su forma gobernar. Sostienen que su manifestación era pacífica y gritaron "Erdogan fuera" y empezaron las agresiones.

Las mujeres se reunieron esta mañana en la casa conocida como Luna Creciente, ubicada en La Floresta, y desde allí hablaron con la prensa para hacer público lo ocurrido.

Durante su relato, contaron que recibieron patadas, golpes de puño, tirones de cabello y empujones. Algunas afirmaron que los maltratos siguieron mientras ya estaban en el piso y que luego las arrastraron hacia el exterior del edificio del IAEN. Allí, miembros de las Fuerzas Armadas las habrían ayudado y pedido que se retiraran del sitio.

La mayoría forman parte del grupo Mujeres por el cambio, que acudió para mostrar su rechazo a la visita de Erdogan al Ecuador, por sus políticas de Gobierno en Turquía, en donde recuerdan se vive un escenario de violencia.

Pilar Raza, de 55 años, tiene en su rostro señales visibles de las agresiones. En el lado izquierdo se observa hinchazón a la altura de la frente y la sien. Bajo su ojo derecho hay rasguños.

Ella relata que también sus compañeras fueron golpeadas en el pubis, el pecho, las costillas, es decir, en zonas menos visibles.

Las mujeres agredidas cuentan con el apoyo de su colectivo y quieren justicia. "Si hacen esto en nuestro país, imagínense lo que es capaz de hacer en el suyo", dijeron. Por eso estudian la opción de concretar acciones legales a escala nacional e internacional sobre lo ocurrido, porque consideran que una delegación diplomática no puede actuar de esa manera en un país ajeno, sin que haya consecuencias.

También consideran que en este caso, Turquía ha violado la soberanía del país y que el Gobierno debería ser el encargado de protestar internacionalmente por las agresiones. Por eso criticaron las expresiones públicas del canciller Ricardo Patiño que lamentó "los insultos" en contra de un Jefe de Estado invitado al Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)