19 de mayo de 2015 08:15

Al menos 100 muertos en un sangriento enfrentamiento en un barco entre migrantes frente a Indonesia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Langsa, Indonesia

Al menos 100 personas murieron en sangrientos choques entre rohingyas de Birmania y migrantes de Bangladesh, armados con hachas, cuchillos y barras de metal, en un barco varado frente a las costas de Indonesia, relataron sobrevivientes de ambos grupos.

La violencia estalló cuando comenzaron a escasear el agua y la comida, relataron supervivientes exhaustos, muchos de ellos con marcas de golpes y heridas, instalados en un campamento en la provincia de Aceh.

Algunos de los supervivientes, que forman parte de los 3 000 rohingyas y bangladesíes que han llegado en las últimas semanas a Indonesia, hablan de hasta 200 muertos.

Muchos de los supervivientes se salvaron porque saltaron al agua cuando estallaron los encarnizados enfrentamientos y fueron socorridos por pescadores locales, que los llevaron hasta la costa.

Los rohingyas y los bangladesíes se acusan mutuamente de haber iniciado los enfrentamientos.

“De repente los bangladesíes salieron de la cubierta y atacaron a todos los que estaban en la parte superior del barco”, dijo un migrante rohingya, Asina Begun, de 22 años, instalado en Langsa, un pueblo de Aceh, donde se encuentra la mayoría de los migrantes.

“Los que querían salvar sus vidas tuvieron que saltar al mar, pero mi hermano no pudo. Cuando lo encontraron, lo golpearon, lo degollaron y lo arrojaron al mar”, afirmó Begun.

En cambio, testigos bangladesíes dijeron que los rohingya, una minoría musulmana perseguida en Birmania, eran favorecidos por el capitán del barco, que les daba casi toda el agua y la comida, y que fueron atacados cuando pidieron que se compartieran los víveres.

Mohammad Murad Hussein, un bangladesí, contó que los rohingya se encontraban en la cubierta superior del barco y los bangladesíes, que formaban la mayor parte de los pasajeros, se encontraban en una cubierta inferior.

Los rohingyas trataron de impedir que los bangladesíes subieran a la cubierta superior, atacándolos con hachas y agua caliente, dijo Hussein, 30 años.

“Desde el puente superior nos tiraban agua caliente y agua mezclada con pimienta y los que lograban subir eran atacados con cuchillos”, contó Hussein al tiempo que mostraba su cuerpo cubierto de cicatrices.

“Nos dimos cuenta que íbamos a morir por lo cual decidimos luchar”, agregó.

Sin embargo, el rohingya Mohammad Amih afirmó que los bangladesíes fueron los que atacaron primero cuando ellos dijeron que había que racionar el agua en beneficio de los niños.

Cuando los bangladesíes llegaron a la cubierta superior, Amih intentó esconderse entre las mujeres pero fue descubierto.

“Me golpearon en la cabeza y luego me tiraron por la borda. Me salvé nadando hasta los barcos de los pescadores locales”, dijo Amih.

Aún estremecidos por la pesadilla vivida en el barco, los migrantes viven en la angustia de no poder comunicarse con sus familiares, de quienes no tienen noticias desde hace varios meses, cuando se embarcaron para esta trágica travesía.

“No podemos llamar a nuestras familias, que no saben si estamos vivos o muertos. Probablemente piensen que todos hemos muerto”, comentó angustiado el bangladesí Mohammad Ali Meshar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)