28 de marzo de 2016 00:00

El invierno afecta la vialidad en el Austro

Un deslizamiento en la vía Cuenca-Molleturo mantiene habilitado solo un carril para livianos

Un deslizamiento en la vía Cuenca-Molleturo mantiene habilitado solo un carril para livianos. Foto: Cortesía del Ministerio de Transporte y Obras Públicas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Lineida Castillo
Redactora
lcastillo@elcomercio.com (I)

El invierno deja en evidencia la fragilidad de la vialidad en el Austro del país. En el presente mes, vías que conectan a Azuay con las vecinas provincias de El Oro, Guayas, Morona Santiago y Loja se vieron interrumpidas por hundimientos y deslizamientos de tierra.

Generalmente, los problemas se registran por fallas geológicas que se activan cada invierno en las mismas zonas. Por ejemplo, en el kilómetro 92 de la vía Cuenca-Molleturo-Naranjal, una falla geológica produjo un agujero que ocupa casi media calzada de la vía.

En cambio, en los kilómetros 91 y 99 hay deslizamientos de tierra cuyo material se depositó sobre la calzada, esto genera un gran lodazal. Parte de los escombros cayó sobre una retroexcavadora que trabajaba en el sitio. El conductor de la máquina salió ileso.

Esto ocurrió la semana anterior. La maquinaria y el personal de la Subsecretaría del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) retiraron parte de los escombros. Pero con las lluvias diarias en la zona, se presentan más desprendimientos de piedras de la parte alta.

Por seguridad, en los tramos peligrosos está habilitado el paso en un solo carril, únicamente para los vehículos livianos y de transporte público. Los camiones de carga, tanqueros y volquetas utilizan la vía Cañar-Zhuy-Cochancay para llegar a Cuenca o a Guayaquil.

El subsecretario del MTOP zonal 6, Boris Palacios, precisó que esta medida es para evitar un sobrepeso a la calzada y que el hundimiento aumente. A lo largo de esta falla geológica se tendieron cintas amarillas de peligro y letreros de aviso de un solo carril, para que los conductores tuviesen precaución.

Entre los kilómetros 60 al 110, donde se registran las mayores emergencias, el MTOP mantiene a dos microempresas viales, con 20 personas, que realizan el mantenimiento preventivo de las cunetas, alcantarillas…

El objetivo es mantener expeditos estos espacios, para que el agua lluvia circule. Otra vía que resultó vulnerable es la Cuenca-Pasaje, en el sector de Sarayunga, cantón Pucará. Las lluvias originaron el aumento del caudal de una quebrada, el colapso del ducto de una alcantarilla de agua lluvia y la destrucción de la calzada de la vía principal.

Una semana demoró el tra­bajo de reemplazo de los ductos de 1,20 m y 2 m de diámetro de la alcantarilla, para resta­blecer el tránsito por esta vía. Mientras tanto, los vehículos uti­lizaron pasos alternos.

Para el subsecretario Boris Palacios, son problemas puntuales y menores en relación con los 1 500 kilómetros de vías que están a cargo de esta Cartera . “Atendemos de forma inmediata todos los problemas” .

Otras dos vías que conectan a Azuay con Morona Santiago estuvieron afectadas por las lluvias, en las últimas dos semanas. En la Cuenca-Gualaceo-Limón, sector de Tinajilla, se desprendió material granular que taponó por dos días el paso vehicular. Y lo mismo ocurrió en la Paute-Guarumales-Méndez, sector de Amaluza.

En la Loja-Cuenca se registró un deslizamiento en el sector de Santiago. Mientras que el jueves pasado Loja quedó incomunicada de Zamora Chinchipe, por un macrodeslizamiento en el sector de El Tambo-San Francisco. Según el MTOP de Zamora, másde 2 000 metros cúbicos de tierra se depositaron a lo largo de unos 80 metros de longitud.

Esta dependencia intervino en el retiro de una parte de los escombros para habilitar el paso por un solo carril, durante el día, por tratarse de un feriado. En las noches, por seguridad de los viajeros, se cierra el tránsito y la maquinaria avanza en el retiro del material hasta dejar expedita la vía.

Según John Pesantes, director provincial del MTOP, entre el lunes y jueves pasado, esta entidad atendió sobre los 60 deslizamientos.

Con las lluvias diarias, los suelos se saturan y la sobre­carga de agua ocasiona los deslizamientos, explicó Boris Palacios, subsecretario de la zonal 6. Según él, será posible hacer obras de estabilización para que los problemas no se repitan, pero cuando el invierno concluya.

Por ejemplo, en el sector de Sarayunga, en la Cuenca-Pasaje, este Ministerio tiene previsto construirductos de hormigón de mayor diámetro, que soporten otras emergencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)