15 de diciembre del 2015 00:00

El nuevo paso de la E35 en Palugo mejoró el tránsito

E35

Vehículos de carga utilizan frecuentemente esta variante vial de 2,5 km, en el viaje hacia el este del Distrito. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 37
Valeria Heredia
Redactora (I) 
jheredia@elcomercio.com

El trazado de la vía E35 (conexión El Colibrí-San Carlos) tuvo una variación a la altura de Palugo, en la parroquia de Pifo. Esta obra generó un tránsito más fluido y la reducción de los tiempos de viaje de los usuarios que van hacia la Amazonía y al norte del país y viceversa.

Al momento, la ampliación está concluida, pero todavía se ejecutan los pasos peatonales a lo largo de la vía.

Cuando los conductores llegan a Palugo tienen dos opciones. La una es tomar la antigua vía de dos carriles (uno en cada sentido) y la otra es ingresar por el nuevo paso lateral de dos carriles a cada lado. Mide 2,5 kilómetros. Lo que ha generado que los conductores tengan más opciones para transitar hacia parroquias como Tababela, Yaruquí, El Quinche o conectarse con la vía a Baeza y de ahí a las provincias amazónicas.

Pero, ¿qué pasó con la vía antigua? Según el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), a cargo de la construcción de esta arteria, la vía que se utilizaba anteriormente y que pasa a través de la población de Palugo fue rehabilitada y actualmente se encuentra en servicio. Es decir, antes de ingresar a esta localidad hay una Y, por lo que los conductores pueden tomar uno de los dos caminos para avanzar.

Danilo Torres, conductor, usa esta arteria a diario. Viene desde Guayaquil para dejar mercadería en Imbabura. Lo hace junto con un acompañante, quien le ayuda con el producto. Para ellos, la apertura de este paso representa un beneficio para la movilidad. “Días atrás, en este sector se formaba un cuello de botella, en especial, en las horas pico: las mañanas”.

Relató que no se podía circular con fluidez porque la vía se estrechaba a dos carriles. Lo que significaba congestión y demoras. “Cuando se lleva carga es importante llegar a tiempo al sitio de destino para evitar inconvenientes con el cliente”. Ahora con este paso, la situación cambió y se circula con tranquilidad. Incluso, dijo que en las noches la vía cuenta con señalética e iluminación, lo que facilita el traslado.

El tramo El Colibrí-San Carlos mide 37,9 kilómetros. Sin embargo, falta una parte. La que va desde San Carlos hasta Santa Rosa de Cusubamba. Este último ramal, que tiene 20 kilómetros, está en estudios preliminares, según información proporcionada por el MTOP. En total, son 57,96 km aproximadamente.

“Una vez se ejecuten los estudios definitivos y sean aprobados por parte del MTOP, se tendrá el monto total a invertir en la ejecución de esta obra”, expresó la entidad gubernamental en un comunicado.

Para conductores como Fabián Muso, este nuevo tramo ya se lo debería construir. El motivo principal es que se disminuyan, aún más, las distancias de viaje hacia sectores como Guayllabamba y las provincias del norte del país o viceversa.

“La vía está en condiciones óptimas: señalización, iluminación y control policial; pero, falta este tramo. Se lo debería realizar lo antes posible”, dice.

La circulación en esta arteria, que además se conecta con el Aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela, es alta. A diario se ha contabilizado un promedio de 12 189 automotores. Según Ángel Vega, presidente de la Junta Parroquial de Pifo, la ampliación ha generado dos situaciones en esta parroquia: mejoras en la movilidad y el “bloqueo” del centro de la localidad.

En el primer caso, aseguró que los conductores tienen más facilidades para llegar a otros sectores como el aeropuerto. Sin embargo, el centro de la localidad quedó sin accesos, por lo que se debió pensar en este impacto.

El último tramo de 20 km no es el único pendiente de esta obra. A este se suma la construcción de los puentes peatonales. Según información del Ministerio, están contratados 26 pasos peatonales desde El Colibrí hasta San Carlos. De estos, nueve están terminados, 11 en ejecución y seis en estudios.

Germán Cueva, comerciante, aseguró que la movilidad sin duda mejoró en Pifo con la ampliación de la E35. Sin embargo, es necesaria la construcción de los puentes para evitar accidentes de los moradores. “Es una buena decisión que se construyan estos pasos para la seguridad de la comunidad”.

La inversión final de las obras ejecutadas es de USD 168 635 108. Actualmente, la obra, que cuenta con alrededor de 410 trabajadores, registra un avance del 93,06%.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)