6 de November de 2014 17:48

Misterio en la bahía de Rio: toneladas de peces muertos intrigan a científicos

Miles de peces de una misma especie mueren en Brasil. Foto: AFP

Miles de peces de una misma especie mueren en la isla de Paquetá, en Brasil. Aún se desconoce la razón. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 7
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 0
AFP

Miles de peces de una misma especie han aparecido muertos en las playas de la turística y ahora nauseabunda isla de Paquetá, en la bahía de Guanabara de Rio de Janeiro, y el asunto intriga a los científicos porque no se debe a la contaminación del agua.

Un olor fétido invade desde hace un mes esta apacible isla donde los coches están prohibidos y sus 4.500 habitantes se desplazan a caballo o bicicleta, entre los únicos árboles baobab de Brasil.

Con la ayuda de una máquina excavadora, la empresa de limpieza municipal ha retirado ya 20 toneladas de sábalos muertos -un pez de la familia de las Clupeidae que incluye también la sardina y el arenque- de las playas de la isla, así como cuatro tortugas marinas.

“Los tests mostraron que no es una cuestión de contaminación química o tóxica del agua”, declaró el oceanógrafo David Zee, de la Universidad Estatal de Rio (UERJ) .

También Leandro Daemon, del Instituto Nacional del Medio Ambiente (Inea) , dijo a la prensa que los análisis del agua no habían identificado ninguna sustancia química tóxica ni ninguna variación anormal en el pH (potencial hidrógeno) , en la salinidad o la cantidad de oxígeno del agua.

Miles de peces de una misma especie mueren en Brasil. Foto: AFP

“No tenemos aún respuesta sobre lo que pasa, pero podemos excluir con certeza la hipótesis de una contaminación química que mataría los peces”, dijo.

Los pescadores y habitantes de la isla están inquietos y algunos señalan con el dedo las actividades petroquímicas del gigante estatal Petrobras.

“Queremos saber por qué tantos peces mueren, el olor a podrido es horrible y hay muchas moscas en la isla. Y las autoridades no nos dicen nada; tenemos miedo, no nos bañamos más y no compramos más pescado aquí” , lamentó Vilma Leocadio de la Asociación de Habitantes de Paqueta. 

“No me animo a poner un pie en el agua con todos esos cadáveres (de pescado). Los vemos agonizando; lanzo un llamado de auxilio para Paquetá”, dice Rosimere Figueiredo, de 52 años.

Cinco sábalos fueron enviados el martes al departamento de Biología de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ) para análisis. Los resultados se conocerán en una semana. Los expertos quieren saber si hay indicios de polución en sus vísceras y branquias o una enfermedad que afectaría solo a los sábalos.

¿Temperatura elevada del agua?

Una de las hipótesis es que el culpable es la pesca predatoria. En esta época del año la pesca está prohibida, pero es corriente que los pescadores igual trabajen y luego tiren al mar peces como el sábalo de bajo valor comercial, explicó el oceanógrafo David Zee.

Pero la hipótesis más probable por el momento, según el experto, sería que esta mortandad “resulte de una causa física, la polución térmica del agua”.

“El sábalo es un pez muy sensible a la falta de oxígeno. Las fuertes temperaturas del agua registradas desde hace varios días -de 27ºC a 30ºC en lugares poco profundos de la isla- disminuyen la solubilidad del oxígeno” y los sábalos mueren, declaró el oceanógrafo.

Subrayó que Paquetá se halla en el fondo de la bahía de Rio donde la circulación y el cambio de agua es más difícil, un fenómeno acentuado por la actual marea baja.

El biólogo Mario Moscatelli, que estudia desde hace 20 años las aguas de la bahía, dijo que “lo que llama la atención es la duración de esta mortandad e igualmente la temperatura elevada del agua”.

“Sobrevolé la región a comienzos de octubre, y ya había pescados que flotaban. Al inicio creí que eran tirados al mar por los pescadores. Pero lleva ya demasiado tiempo y los vi agonizar como si les faltase oxígeno”, añadió.

Según Moscatelli, en la Lagoa Rodrigo de Freitas, la laguna salada en la zona sur de Rio, los sábalos, por ser más sensibles, son los primeros en morir en caso de alteración química del agua.

“Pero en caso de contaminación química, otras especies estarían muertas” , precisó. “Tenemos más preguntas que respuestas, habrá que esperar el resultado de los análisis”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)