26 de January de 2010 00:00

Miles de jóvenes no logran ingresar a la U.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil 

Sus 16 facultades ofrecen 73 carreras distintas. Solo el año pasado registró 69 627 estudiantes matriculados. De sus aulas han salido miles de profesionales, médicos y una galería de 19 presidentes que cubre las paredes de la Facultad de Jurisprudencia.  

Por eso, la Universidad  de Guayaquil fue la primera opción de estudios para Jonathan Lema. El pasado lunes, el joven de 18 años llegó a inscribirse en el preuniversitario de Derecho, pero se encontró con una larga fila.

“Los cupos son reñidos, pero no pierdo la esperanza de entrar al pre”, contó mientras observaba  a los estudiantes que recorrían  los pasillos con sus maletines.

Con el cambio de hora, cientos de jóvenes entraban a  los salones de la Facultad de Medicina, una  de las escuelas más numerosas con 9 396 alumnos. Con sus mandiles blancos, los chicos  se alistaban para otra  clase.

En medio del  trajín,  Andrea Vargas, de 21 años, llegó en busca de uno de los 150 cupos para el pre de invierno, que se sortearon el pasado jueves. Esa es  la    opción que tomaron  las autoridades debido a la alta demanda.

Después  de   tres  años  de intentos, Andrea alcanzó su matrícula.   Junto a ella, Adriana Bravo cruzaba los dedos. El   movimiento de sus pies denotaba su ansiedad. Al final, cuando escuchó su nombre, respiró. “Toda la vida he querido estudiar medicina”.

Pero no todos tuvieron suerte. Verónica Lindao no podía parar de llorar. Pese a que madrugó varios días para poder inscribirse, no salió en el sorteo. “No es justo. Este era mi sueño. Cómo pueden decir que la educación es de todos cuando no es cierto”.

El subdecano de Medicina, Camilo Morán, dice  que la facultad vive un conflicto. El aula más moderna tiene 38 años de haber sido construida. Y los laboratorios tienen más de 40. “Hubiera sido bueno que con la gratuidad vengan  300 profesores más y tres pabellones de 100 aulas”.     

Y aunque la Ley  exige un maestro por cada  40 alumnos,  Morán asegura   que en Medicina  hay uno  para 130  estudiantes.

Algo similar  ocurre      en otras facultades,  como   Ingeniería Química. Aunque era una de las últimas en la fila, Noemí  Del Rosario no perdía la esperanza de alcanzar uno de los 500 cupos para Gastronomía. Ahí la inscripción para el pre solo se dio el lunes.

En la Facultad de Ciencias Administrativas se inscribieron casi 8 000 estudiantes. Muchos se quedaron sin cupo. Y en Odontología solo se aceptaron   800 inscripciones, por lo que cerca de 500 jóvenes quedaron fuera.

El vicerrector académico de la U. Estatal, José Apolo Pineda, indica que la desesperación de los estudiantes  es solo uno de los problemas de  la gratuidad. La limitada infraestructura y la falta de docentes son otras falencias.

“Si la  cifra de   alumnos sigue creciendo,  la necesidad  aumenta en cuanto a docentes, aulas, laboratorios. Y la asignación que nos da el Estado es la  misma que recibimos desde    2008”.

En ese año, cuando se   aplicó    la gratuidad, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) elaboró un estudio para fijar un valor por estudiante. El análisis reflejó que el costo sería  USD 275 por año. Ese es el valor que siguen recibiendo.

El director financiero Raúl Vargas, señala   que la   cifra es insuficiente. “Un  año en Economía     cuesta USD  3 600  por estudiante.   Pero eso no nos da  el   Estado”.

Para este año, el presupuesto que requiere la Estatal  es de USD 146 589 528.  El monto de autogestión, que el  Estado debió asumir con la gratuidad, es de USD 49 millones.  Pero el valor asignado para 2010 es igual al de 2008: USD 21 791 460,60.

“Calculamos que este año tendremos   98 000 estudiantes,  con el pre.  Es seguro que vamos a tener un déficit que se reflejará al momento de pagarle a los docentes y al personal”, dice Vargas. En esta semana,  Senplades pidió     un informe  sobre el costo por alumno, según    cada carrera.

Los   encargados del área financiera recopilan datos sobre costos de  maestros, personal, uso de   servicios básicos y  laboratorios.

Testimonios

Ma. Fernanda Riera /   Bachiller
‘Intenté en dos ocasiones y al fin logré un cupo’
Es la segunda vez que intento un cupo. Vine a averiguar  desde el año pasado para inscribirme pero nada. Cuando abrieron las inscripciones  me encontré con la sorpresa de que iban a sortear los cupos. Por fin salí sorteada. Espero estudiar Dermatología o Traumatología.

Lisette Neira / Bachiller
‘Tendré que hacer un curso o trabajar’
No salí sorteada y me decepcioné mucho. Ahora me toca seguir un curso y meterme a trabajar para no perder el tiempo. Siempre tuve la ilusión de seguir Licenciatura en Enfermería, mi  anhelo es ayudar a la gente. Aquí  tuve que madrugar, pasar mala noche,  pero fue por gusto...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)