4 de agosto de 2016 07:01

Migrantes salen de Colombia por selvas para evitar deportación

Tras el cierre de la frontera por parte del Gobierno panameño en mayo, casi 4 000 extranjeros quedaron varados en medio de una situación de hacinamiento en Turbo. Foto: EFE

Tras el cierre de la frontera por parte del Gobierno panameño en mayo, casi 4 000 extranjeros quedaron varados en medio de una situación de hacinamiento en Turbo. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 11
Indiferente 6
Sorprendido 0
Contento 5
Agencia DPA

Cientos de migrantes ilegales, la mayoría de ellos de nacionalidad cubana, decidieron cruzar el 3 de agosto por las selvas de Colombia hacia Centroamérica a raíz del anuncio del Gobierno local de una deportación masiva hacia sus países de origen.

Tras el cierre de la frontera por parte del Gobierno panameño en mayo, casi 4 000 extranjeros quedaron varados en medio de una situación de hacinamiento en Turbo, municipio desde donde usualmente cruzaban hacia Centroamérica para llegar a México y Estados Unidos.

La Cancillería colombiana pidió el 2 de agosto a los extranjeros salir voluntariamente del territorio para evitar ser deportados hacia Cuba o Ecuador, país por donde la mayoría ingresó a Colombia de manera irregular.

Por esa razón, el embarcadero de Turbo, desde donde salen lanchas con capacidad para 40 personas hacia el municipio de Capurganá, en el vecino departamento de Chocó (noroste), desbordó su capacidad y alcanzó a transportar el 3 de agosto diez veces más personas de lo normal.

Un trabajador del muelle fluvial relató en diálogo con la emisora Caracol Radio cómo los ciudadanos de Cuba, India y Haití partieron masivamente para cruzar por la selva colombiana, en un viaje "peligroso que puede durar una semana". "Sabemos que son unas condiciones muy difíciles. Hablan que son hasta siete días, con niños en brazos. Compran su tiquete hacia Capurganá y luego se adentran a la selva a pie. Buscan llegar a Panamá y luego a Estados Unidos", indicó el trabajador.

De su parte, uno de los cubanos varados en Turbo, que planean pedirle nuevamente ayuda al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó en diálogo con la emisora RCN La Radio que prefiere la muerte antes de regresar a su país. "Yo vendí todo para salir de Cuba pero prefiero la muerte antes de regresar a mi país. Yo tengo cuatro hijos allá y uno en Ecuador, todos andas desperdigados y preocupados por mí. Pero hago esto para sobrevivir en esta vida", manifestó Eduardo Salazar.

El delegado de la Presidencia para el caso, Juan Restrepo, explicó por su parte que la deportación de los migrantes se realizará en dos fases: una de persuasión para que abandonen Colombia voluntariamente y otra de intervención para expulsar a quienes no tengan documentos.

Restrepo se refirió también a una bodega en Turbo en la que están hacinados más de 400 cubanos en difíciles condiciones de salubridad y señaló que dicha zona fue "acordonada" para evitar "el libre acceso". "Estamos conteniendo la situación porque eso se volvió una zona de seguridad, una zona que está bajo el control del Estado y no puede estar libre de acceso y de movilidad, dado que es una situación que involucra la normatividad, de manera que lo primero que hemos hecho es acordonarla", puntualizó.

La Armada colombiana habitualmente encuentra en esa región del país a grupos de migrantes irregulares, en su gran mayoría provenientes de Cuba, Haití, Somalia, Mali, Pakistán y Bangladesh, que intentan llegar a Panamá en su camino hacia Estados Unidos.

En 2015 fueron encontrados en esa zona del Caribe colombiano más de 600 migrantes indocumentados, mientras que en toda Colombia la cifra ascendió a 8 855 personas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)