7 de agosto de 2014 00:05

Mezclas indígenas y mestizas aderezan la chicha

chicha

Sumag Yamor es uno de los dos restaurantes que ofrece en Otavalo la bebida. Foto: José mafla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 1
José Luis Rosales.  Redactor
jlrosales@elcomercio.com
(F-Contenido Intercultural)

La bebida elaborada con maíz es uno de los íconos de la Fiesta del Yamor. Con la chicha elaborada de maíz se levantaron las 5 mil tolas de la nación Caranqui, situada en un territorio que se extendía desde el valle del Chota, en la actual Imbabura, hasta Guayllabamba, en Pichincha.

Este pueblo floreció desde el año 500 al 1500 d.C., en los llamados señoríos étnicos, explica Juan Carlos Morales, miembro de la Academia Nacional de Historia, refiriéndose al origen de la tradicional bebida.

Sin embargo, explica, algunos investigadores creen que este brebaje, denominado ‘néctar de los dioses’, lo trajeron los incas, que llegaron de ­Perú.

Mientras en el vecino país del sur la chicha se elabora con jora (maíz a medio germinar), en Otavalo (Ecuador) el brebaje conocido como yamor se hace con maíz de las variedades chulpi, negro, blanco, amarillo, canguil, morocho y jora.

Esta chicha incluso le presta nombre a la Fiesta del Yamor, que se celebra en Otavalo, en septiembre, en honor a la cosecha del maíz. “La chicha del yamor también estaba presente en las antiguas fiestas de la Virgen de Monserrate, en Otavalo, hasta la primera mitad del siglo XX. Era el encuentro de los jóvenes estudiantes que volvían de vacaciones al Valle del Amanecer”.

Con el tiempo, la costumbre de elaborar la refrescante bebida estaba por extinguirse. Pero varios otavaleños conservaron el secreto, a base de siete granos de maíz. “Esta celebración es un espacio participativo para la práctica de la interculturalidad. Es símbolo del sincretismo étnico-cultural de indígenas y mestizos...”, explica Rubén Buitrón, director del Comité de la Fiesta del Yamor.

Durante el programa, la chicha es la bebida infaltable que aún se puede saborear en los hogares de los guardianes de la tradición gastronómica.

Entre ellos, por ejemplo, están los miembros de la familia Velasco, propietarios del restaurante Sumag Yamor (Es lo mejor, en quichua). Además de Yolanda Cabrera Rodríguez, quien ofrece la chicha en el barrio Punyaro, de Otavalo.

Ahora, la chicha del yamor se ofrece acompañada de un plato típico. La receta incluye tortillas de papa (herencia andina), además de carne de cerdo (traída por los españoles) e incluso una empanada. “Así que en este platillo se refleja la interculturalidad, pues tiene varias vertientes: el legado caranqui, el mestizo y el hispánico”, asegura Morales.

Curiosamente, en la ciudad de Otavalo la chicha y el plato de yamor, que se ponen de moda entre agosto y octubre, es un legado conservado solamente por los mestizos.

Ramiro Velasco, propietario de Sumag Yamor, señala que el plato cuya base es la carne colorada, tortillas y empanadas con condumio de arroz se enlazó a la chicha. También explica que los alimentos son cocidos en un fogón de leña.

Velasco rememora que cuando se comenzó a vender la chicha vinieron pedidos de devotos de la Virgen de Monserrate, que solicitaban que también se ofreciera algún bocadillo para saciar el hambre.

Sumag Yamor abre sus puertas dos meses al año, por la celebración otavaleña. El local funciona en la calle Bolívar, en el centro de Otavalo. La casa antigua está adornada con los afiches de la fiesta que se efectúa cada año desde 1961.

Este negocio nació hace 60 años por iniciativa de su madre, Zoila Dávila de Velasco, ya fallecida. Cada año reabre con la colaboración de toda la familia.

Una receta similar, pero con sus propios secretos, es la de Yolanda Cabrera Rodríguez, en el sur de la urbe. Esta mujer prepara la chicha en la cocina de su restaurante, ubicado
en la calle Antonio Estévez. A diferencia del anterior, este local funciona todo el año.

Para Jorge Martínez, vecino de Otavalo, el plato típico y la bebida son parte de los atractivos para los vecinos que han emigrado y para los turistas que llegan a las fiestas.

Pero mientras Otavalo se enorgullece de la chicha del yamor, el vecino cantón Cotacachi lo hace con la chicha de jora. En esta última localidad de la provincia de Imbabura el brebaje también tiene su celebración y atrae a muchos visitantes. Se trata de la Fiesta de la Jora, que este año se desarrollará del 5 al 21 de septiembre.

No olvide
El vaso de chicha
del yamor vale USD 0,25 y el plato de tortillas con carne, USD 3,50.

Los locales que ofrecen la chicha están en las calles Bolívar y en la Estévez, de Otavalo.

Del 29 de agosto al 7 de septiembre se desarrollará la tradicional Fiesta del Yamor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)