22 de noviembre de 2015 00:00

El Metro ya incide en los arriendos

El inmueble de la esquina de las calles Sucre y Benalcázar, en el Centro, perteneció a las hermanas de la Fundación Oscus. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El inmueble de la esquina de las calles Sucre y Benalcázar, en el Centro, perteneció a las hermanas de la Fundación Oscus. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 70
Triste 7
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 4
Betty Beltrán

La noticia de que la casa de la esquina de las calles Sucre y Benalcázar, frente a San Francisco, se usará para el ingreso de una de las 13 paradas del Metro de Quito aumentó el precio de los arriendos de locales de la zona, según deja ver la experiencia de los comerciantes que, hace más de 30 años, tienen sus negocios en esa casa patrimonial.

En el lado de la calle Benalcázar están tres negocios; y en el de la Sucre, siete. Todos atenderán hasta el 15 de enero del 2016, el día tope para desocupar el inmueble. La casa fue expropiada por el Municipio para usarla como ingreso a la parada del Metro.

Los arrendatarios, en promedio, pagaban USD 450 al mes a las hermanas de la Fundación Oscus. Pero ahora han salido a buscar nuevos locales y se han topado con la novedad de que los precios se elevaron considerablemente.

Paúl Valdivieso, del Restaurante Benalcázar, dice que estuvo 25 años trabajando en esa casa. Y pagaba USD 506 por 187 metros cuadrados, un precio “muy conveniente si se toma en cuenta que por este sector cada metro cuadrado se arrienda ahora en USD 10”.


Sandra Vinces, del Almacén Polita (venta de encajes), está preocupada porque fue a buscar un local y por un espacio minúsculo (no precisa dimensiones) le piden USD 1 200 al mes. “Imposible pagar, un negocio no puede mantenerse solo para pagar el arriendo”, afirma. Ella cancela USD 250 en la casa expropiada.

Otros han tenido que ajustarse a las nuevas condiciones. Nancy Herrera, de Jugos de la Sucre, quien pagaba USD 250 por 60 metros cuadrados en la casa patrimonial, halló ya un local, de similares dimensiones, por USD 1 200. Y Jorge Páez, de Comercial Sucre, quien paga USD 310, halló un espacio donde pagará USD 1 000.

En el Centro Histórico están registrados 3 730 locales. De ese total, en la Benalcázar están 75 y en la Sucre, 92. 
Para Isacc Peña, director de la librería La Prensa Católica, ubicada junto a la casa expropiada, el incremento de los arriendos “se justificaría cuando la parada del Metro esté lista, no en estos momentos cuando ni siquiera empiezan las obras”.

Además, considera que con la construcción de la parada “habrá una paralización temporal de los negocios alrededor de San Francisco”. No está aumentando mercadería en la librería, las imágenes religiosas las vende bajo pedido.


Valdivieso prefirió irse un tanto lejos del lugar que le acogió por 25 años. Según su pronóstico, “esta zona estará complicada unos dos años y los negocios estarán en aprietos, por el cierre de calles”. Su futuro local estará en la Guayaquil y Chile.


Vinces, en cambio, aún no encuentra un local para mantener su negocio de encajes. Unos conocidos le dijeron que en el centro comercial La Manzana (García Moreno, entre Bolívar y Rocafuerte) había locales de hasta USD 200 el mes.

Los fue a ver, pero enseguida desistió de alquilarlo, porque “no hay ni un alma”. 
Esta afirmación no le parece exagerada a Adriana Gualli, administradora de La Manzana. El sitio tiene 82 locales y 30 están vacíos desde hace ocho años.

Los 36 copropietarios tratan de alquilar sus locales en USD 250. Pero los arrendatarios se quedan poco tiempo. Jorge Páez, de Comercial Sucre (reparación de electrodomésticos), sugiere promocionar más a ese centro comercial. Como dice, ante la elevación de los arriendos, la opción que queda es ir a La Manzana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (37)
No (3)