22 de mayo de 2017 12:44

Mariano Rajoy no adelantará elecciones en España y buscará entendimiento con líder socialista

Mariano Rajoy consideró que lo que ocurre en Venezuela "rompe con la democracia. Foto: EFE

Rajoy añadió que nadie puede contar con él para "generar inestabilidad" porque apuesta por "la estabilidad, la solidez, la sensatez y el sentido común". Foto Archivo: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, aseguró hoy, 22 de mayo de 2017, que "no habrá adelanto electoral" y que tratará de llegar a un entendimiento con el nuevo líder socialista, Pedro Sánchez, que fue elegido este domingo 21 por los militantes de su partido.

Sánchez volverá a ser el secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE, principal de la oposición), cargo que ya desempeñó entre julio de 2014 y octubre de 2016, cuando dimitió.
Tuvo que renunciar al quedar en minoría en una reunión de la dirección del PSOE que debatía la posición del partido sobre la gobernabilidad de España.

En conferencia de prensa tras presidir hoy una reunión del Partido Popular (PP, centroderecha), Rajoy añadió que nadie puede contar con él para "generar inestabilidad" porque apuesta por "la estabilidad, la solidez, la sensatez y el sentido común".

El jefe del Ejecutivo indicó que llamará a Sánchez y justificó con cierta ironía no haberlo hecho hasta ahora para "no molestarle".
También se refirió al "disparate de 2016" y reiteró como "fundamental" preservar la estabilidad para que la economía siga mejorando.

El PP, que gobierna actualmente, había ganado las elecciones generales de junio 2016, pero sin mayoría parlamentaria suficiente para la reelección de su líder, Mariano Rajoy, como jefe del Ejecutivo.

Sánchez defendía que el grupo socialista del Congreso (principal cámara parlamentaria) votara en contra de que Rajoy volviera a ser elegido presidente del Gobierno, mientras que la mayoría de la dirección del PSOE era partidaria de la abstención para facilitar la gobernabilidad.

Dimitido Sánchez, una comisión gestora se hizo cargo provisionalmente del partido. Finalmente, la mayor parte del grupo socialista se abstuvo (varios diputados votaron en contra) y Rajoy resultó investido presidente del Gobierno con el apoyo del PP y de Ciudadanos (liberales).

La gestora convocó elecciones internas para elegir nuevo secretario general este domingo, a las que se presentaron el propio Sánchez, que las ganó con más del 50 % de los votos; Susana Díaz (cerca del 40 %) y Patxi López (cerca del 10 %).

Para el PP, según señaló hoy Rajoy, "no cambia nada" con el resultado de las elecciones internas del PSOE, y él intentará con Sánchez y los socialistas "llegar a un entendimiento, si se puede". "Si no se puede, no habrá", advirtió.

Rajoy añadió que intentará buscar apoyos políticos como ha hecho en los últimos siete meses, y consideró que el concurso del PSOE sería "positivo" en muchas cuestiones.

El jefe del Ejecutivo citó asuntos como la política europea o la de defensa o la cuestión de los independentistas de la región autónoma de Cataluña (noreste).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)