13 de enero de 2018 00:00

Vicepresidenta María Alejandra Vicuña tiene 17 asesores en su despacho

El pasado 6 de enero del 2018, María Alejandra Vicuña fue designada como Vicepresidenta de la República, en la Asamblea Nacional. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

El pasado 6 de enero del 2018, María Alejandra Vicuña fue designada como Vicepresidenta de la República, en la Asamblea Nacional. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 149
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 2
Contento 9
Adriana Noboa

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La estructura interna de la Vicepresidencia de la República se modificó en los últimos siete meses. De 210 funcionarios que tenía en mayo pasado, al inicio del período de Gobierno, ahora cuenta con 147.

La reducción del personal inició en agosto, después de que Moreno le retirara las funciones al exvicepresidente Jorge Glas. Él presidía el Consejo Sectorial de la Producción, el Comité de Reconstrucción y Reactivación de las zonas afectadas por el terremoto, y el Consejo Consultivo Productivo y Tributario.

Para septiembre, 27 personas habían salido, y en octubre dejaron la entidad otras 65. Además, se eliminaron 28 vacantes.

Esa depuración institucional de la Vicepresidencia fue dispuesta por el Ministerio del Trabajo en octubre del 2017.

Esto fue luego de que Glas fuera detenido para cumplir prisión preventiva, por las investigaciones de la Fiscalía en torno al caso Odebrecht, y un día antes de que Vicuña reciba el encargo de la entidad.

El proceso se enmarcó en la política de austeridad dispuesta por el presidente Lenín Moreno, en septiembre. Y, a finales de ese mismo mes, se presentó el informe técnico del análisis de la estructura y unidades de la Vicepresidencia.

El 5 de octubre, la Segunda Mandataria -para entonces encargada- emitió un acuerdo para implementar el nuevo modelo de gestión de la institución. Su función era dar seguimiento al proceso de consulta popular y referendo.

Con base a eso se iniciaron las contrataciones para que Vicuña ejerciera el cargo. El nuevo secretario general de la Vicepresidencia, Juan Carlos Almeida, fue el encargado de integrar a los asesores y gestores de gobierno que requeriría la máxima autoridad.

Al cierre de diciembre, Vicuña contaba con 17 asesores y ocho gestores de gobierno, la misma cifra con la que inició sus funciones su predecesor.

“Antes la Vicepresidencia contaba con subsecretarías, coordinaciones y varias direcciones más. Actualmente, nosotros contamos solo con cuatro direcciones, Auditoría Interna, la Secretaría General y la Vicepresidencia (despacho)”, explicó la directora de Administración y Talento Humano, Priscila Villalba.

Y, desde el seis de enero, tras la ausencia definitiva de Glas, Vicuña fue designada vicepresidenta para lo que resta del período de gobierno. Este Diario solicitó una entrevista con la Vicepresidenta la semana pasada, pero aún se gestiona.

El lunes de esta semana, 8 de enero, ella tuvo un evento de bienvenida, en su nueva oficina. El personal de seguridad la recibió formalmente como la nueva autoridad de la institución.

Ahí, la Vicepresidenta se dirigió al personal y les comentó que la situación no cambiaría, que la reestructuración masiva ya había concluido.

Sin embargo, hay expectativa sobre las funciones que podría asignarle el Primer Mandatario, ya que la consulta popular y el referendo se llevarán a cabo el próximo 4 de febrero. Es decir, en 23 días.

El mismo secretario de Gestión de la Política y consejero presidencial, Miguel Carvajal, ratificó que el presidente Moreno deberá definir cuáles serán las funciones definitivas que otorgará a su nueva compañera de trabajo.

A su criterio, Vicuña debería permanecer en el área social, ya que antes se desempeñó como ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda y estuvo a cargo del plan Casa para todos. Por lo que considera que, con su experiencia en el área y por su desempeño, debería continuar en esa línea.

Entre enero y agosto del año pasado, la Vicepresidencia invirtió USD 2,8 millones en gastos de personal. Esto incluye salarios, honorarios, horas extraordinarias, encargos, servicios personales por contrato, entre otros pagos de ley.

Según lo asignado en la Ejecución Presupuestaria, ese monto debía alcanzar los USD 5,8 millones hasta final de año. Pero la reducción del personal disminuirá este rubro. En bienes y consumos de servicio, el gasto hasta julio alcanzaba los USD 571 055. Y hasta diciembre debía alcanzar 3 millones.

Los gastos actualizados no se conocen, las cédulas presupuestarias de los últimos tres meses no son accesibles en la página web de la institución.

El presupuesto general de la institución depende de sus funciones y competencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (40)
No (29)