30 de julio de 2016 00:00

USD 17 millones se invertirá para capacitar a docentes hasta el 2017

Marco Cabrera Cárdenas sacó 956 sobre 1 000. Su fuerte son las matemáticas.  Javier Caivinagua / EL COMERCIO

Marco Cabrera Cárdenas sacó 956 sobre 1 000. Su fuerte son las matemáticas. Javier Caivinagua / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Lineida Castillo
Diego Puente

El resultado de la evaluación a profesores de planteles fiscales evidencia las fortalezas y debilidades de una planta que no logra ser “del siglo XXI”. En la capacitación para el 65,3% de 48 835 maestros de la Sierra y Amazonia, que sacaron de 600 a 700 puntos sobre 1 000, se invertirá USD 17 millones este año y el 2017.

Ese rubro también servirá para preparar a quienes obtengan promedios similares en la Costa, así como para profesores que consigan más de 900, a manera de estímulo.

El terremoto del pasado 16 de abril trastocó la planificación. Todos los maestros iban a ser evaluados en el mismo período. Sin embargo, el 18 de abril solo lo hicieron los del régimen Sierra y Amazonía, mientras que los de la Costa empezarán el martes 2 de agosto.

De los 48 835 docentes de Sierra y Amazonía que participaron en el proceso que duró tres meses, el 5,5% reprobó. Este grupo deberá capacitarse por su cuenta antes del nuevo examen que se tomará en un año. El Estado no invertirá en su preparación.

Según Isabel Vargas, vicepresidenta de la Unión Nacional de Educadores de Pichincha (UNE), esto atenta contra la Ley de Educación Intercultural que señala, en el artículo 10, que todos los docentes deben ser capacitados. Incluso critica que se hayan tomado las pruebas antes que les dieran una actualización previa.

En contraparte, la Red de Maestros, gremio de educadores cercano al Gobierno, prometió ayudar a los docentes peor puntuados. Nelly Miño, subcoordinadora nacional, mencionó que trabajan en un plan que tendrá como prioridad a quienes reprobaron. Añadió que “una buena porción” de los maestros que están por jubilarse integra el grupo que necesita mejorar.

Un total de 330 horas de capacitación tendrán los docentes con calificaciones entre 600 y 700 puntos. El ministro de Educación, Augusto Espinosa, señaló que antes de esta última evaluación ya han enviado a clases a cerca de 20 000 docentes y que faltarían unos 50 000. Lo harán en las universidades San Francisco, Central, Universidad Católica de Guayaquil y Escuela Politécnica del Ejército (ESPE).

Los resultados de las pruebas SER Maestro evidenciaron brechas educativas regionales. Las provincias en donde peores resultados se obtuvieron fueron las de la Amazonía, según Harvey Sánchez, director del Instituto Nacional de Evaluación (Ineval). Él encuentra una relación entre los malos resultados de los docentes y los estudiantes que rindieron las SER Bachiller en esa región.

También, precisó, existe una relación directa entre el nivel de preparación profesional y los resultados conseguidos. Por ejemplo, el 3% de quienes tienen estudios de cuarto nivel reprobó frente al 13,5% de docentes que no tiene título y que ejerce la enseñanza.

La meta es que hasta inicios del 2018 se logre capacitar a toda la planta docente antes de que se tome un nuevo SER Maestro. La inversión en 2014 y 2015 fue de USD 22,2 millones en estos cursos para afianzar conocimientos .

Los docentes que sacaron más de 700 puntos podrán optar por maestrías. Desde el 2014 hasta la fecha 4 202 cursan estudios universitarios a un costo de USD 29,4 millones.

Las universidades españolas Complutense de Madrid, Autónoma, Rey Juan Carlos, de Barcelona, Nacional de Educación a Distancia; y De la Plata, de Argentina, son las escogidas para los programas de posgrado no presencial.

El presidente Rafael Correa felicitó a 19 docentes que obtuvieron los mejores puntajes en la prueba SER Maestro. Este Diario conversó con dos de los profesores con mejores puntajes que compartieron sus métodos de trabajo. No tienen título en docencia, se graduaron en otras profesiones.

Una estrategia del Ministerio es capacitar en pedagogía a profesionales en otras ramas que tienen conocimientos sobre la materia que dictan.

Marco Cabrera Cárdenas, por ejemplo, se ha destacado por sus notas desde niño. Tiene 36 años. En la escuela, colegio y universidad fue excelente. En las pruebas del Ineval obtuvo 956 sobre 1000 en matemáticas, materia que domina.

Cabrera es cuencano, ingeniero mecánico de profesión y lleva cinco años en la docencia. Al culminar sus estudios en la Universidad Politécnica Salesiana trabajó durante cuatro años en varias empresas. Fue maestro a contrato y luego participó en el Concurso Quiero Ser Maestro y escogió dar clases en la Escuela Ignacio Escandón.

Este joven fue ‘maestro’ desde niño. En la escuela siempre ayudó a sus compañeros de aula a entender los temas.

Él está convencido de que la matemática es una materia fácil y con esa idea motiva a sus alumnos. “El error de los padres es decir a sus hijos que algo es difícil. Ellos quedan convencidos de que no lo lograrán. En la vida todo es posible si le ponemos empeño y ganas”, les repite a sus alumnos.

Según este maestro, obtener un puntaje alto le ayuda a mantener su nombramiento, pero en su caso no aplica para un ascenso, por su título de ingeniero. No obstante, le da la posibilidad de acceder a una beca para una maestría o profesionalización.

Juan Cárdenas Carrión sacó 960 sobre 1 000. Para él ser maestro es compartir sus conocimientos y entregar por completo el corazón. Su pedagogía está basada en juegos para que los jóvenes gusten de la lectura. Así, por ejemplo les invita a que armen historias e identifiquen las figuras o elementos literarios.

En la universidad, Cárdenas estudió Comunicación Social. Durante su juventud no fue de los mejores alumnos, pero siempre le gustaron los libros, motivado por sus padres. Le encantaba leer historias, novelas… y se inclinó por la comunicación porque quiso aprender a escribir con precisión, con estilo periodístico.

En la docencia empezó hace cinco años, cuando el rector del Colegio Víctor Gerardo Aguilar le contrató como maestro de lengua. Tiene nombramiento en la Unidad Educativa San Joaquín.

Ahora tiene 35 años y está casado. Para el examen realizó el ejercicio con el simulador disponible en la web del Ineval por cinco ocasiones, programándose terminarlo en un plazo de 80 minutos. Y buscó información en la Internet para reforzar sus conocimientos. Está animado con la idea de poder estudiar un postgrado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (7)