27 de junio de 2014 08:08

Desmantelan seis clínicas clandestinas chinas en España

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
AFP

Seis clínicas clandestinas chinas, que practicaban entre otros abortos en condiciones de higiene “deplorables”, fueron desmanteladas en Madrid y ocho personas de nacionalidad china detenidas, anunció el viernes la policía.


Ocho personas han sido detenidas y otras dos, también de nacionalidad china, han sido imputadas por “presuntos delitos de intrusismo profesional y contra la salud pública”. La policía incautó también 300 instrumentos médicos y 148 000 medicinas, añadió el comunicado de la policía.

Estas clínicas “regentadas por ciudadanos de nacionalidad china ” se situaban en apartamentos privados del barrio madrileño de Usera, en el sur de la capital, donde vive una importante comunidad china.

Las clínicas “se anunciaban en medios dirigidos a la comunidad asiática” y “empleaban anagramas y credenciales de clínicas españolas para fingir mayor credibilidad”, según la policía.

Ofrecían consultas de ginecología, de pediatría y de odontología, entre otras especialidades, y realizaban intervenciones quirúrgicas y abortos en los domicilios de los particulares, añadió.

“Se pudo comprobar el deplorable estado tanto de las instalaciones como del material médico utilizado, funcionando como conductores de graves enfermedades virales con un grave riesgo para la salud”, indicó el comunicado.

Según la policía, “muchos de los pacientes que acudían a estos centros eran niños de muy corta edad con el consiguiente peligro que eso entrañaba”.

Las imágenes emitidas por la policía mostraban, alineadas en una mesa, instrumentos de dentistas, pinzas quirúrgicas, el todo no esterilizado, medicinas sin cajas y unos dientes.

La investigación se inició cuando un paciente presentó una demanda tras haber sido ingresado de urgencia, afectado por una grave infección del estómago tras ser atendido por un “falso médico” de esa red.

El falso médico “ falsificó ” los análisis para hacer creer al paciente que sufría de una forma de hepatitis y le administró, en vano, un tratamiento a base de cápsulas procedentes de China, por 3 500 euros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)