6 de April de 2010 00:00

Todo local requiere un permiso

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

José Rojas, propietario de una tienda en La Tola,  madrugó ayer  para renovar la patente municipal. Este permiso es un registro  sobre  actividades productivas que se desarrollan  en los locales de negocios dentro del Distrito. A las 11:25, Rojas estaba sentado en el primer piso del balcón de servicios municipales, en el Centro.

Los dos requisitos que debió presentar  para renovar el permiso fueron el Registro Único de Contribuyentes (RUC),  entregado por  el Servicio de Rentas Internas, y la cédula de ciudadanía. “Aunque es un poco demorado,  el trámite no es tan complejo. Yo cancelé USD 50”.

El negocio de Rojas (venta de comestibles) se considera  como una actividad comercial sin mayor riesgo y es catalogada como de impacto  1.

 Edwin Palma, director Metropolitano Financiero y Tributario, explicó que según la actividad comercial, los negocios  son catalogados como  de rango 2 y 3. “Una imprenta, por ejemplo, es rango 2; por el impacto de seguridad en su funcionamiento. Pero una empresa que maneje desechos químicos ya es de alto impacto y entra en la categoría 3”.

Las empresas o compañías que tramitan la patente también deben presentar la escritura de constitución y el nombre del representante legal. El costo se  determina según el capital del negocio.

Desde este año, la obtención de la patente es parte del trámite que realizan los ciudadanos sacando la licencia única de funcionamiento. Palma indicó que antes los contribuyentes debían tramitar la patente, el permiso anual de funcionamiento, el permiso de la Intendencia y era otro  trámite  en los Bomberos.

Actualmente, el procedimiento  es unificado y se entrega un papel que autoriza la apertura  de los locales. En el caso de negocios sin  riesgo (1), el contribuyente recibe el permiso rápido, no  así las personas jurídicas, empresas o compañías que sean catalogadas como 2 ó 3. Cuando esto ocurre, el Municipio coordina con los Bomberos u  otras entidades  la inspección de los lugares donde funciona el negocio.

El Cabildo retira  la patente si no cumple con lo establecido en el permiso. Por ejemplo, que en lugar de una tienda funcione un bar.  Los propietarios que decidan cerrar el  negocio deben tramitar la clausura de la patente; se debe presentar el RUC.  

La atención

En las ocho  administraciones zonales se puede realizar el trámite de una patente nueva o también la renovación. El cierre de la  patente se tramita según la fecha del RUC.

Según los registros  del Cabildo, en el Distrito funcionan 125 000 locales. El 80%  de ellos no tiene riesgos. El 20% debe cumplir con normas mucho más estrictas.  

La reforma  a la Ordenanza 0135, que establece el pago de las patentes, fue modificada. Según el Departamento Financiero y  Tributario del Cabildo, el plan está en su última fase. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)