7 de December de 2009 00:00

La lluvia no impidió el festejo de los quiteños

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Deportes

Al término del primer tiempo,  cuando la final era un partido aburrido y Deportivo Quito mostraba su  más pálida imagen, Rubén Darío Insúa arengó a sus pupilos.

El DT esperó cinco minutos hasta que los  jugadores  relajaran sus músculos. Se acomodó su elegante abrigo negro y   habló con el equipo, pidió  mayor compromiso y entrega. “Si quieren salir campeones deben salir el segundo tiempo a matar. Es la única forma de salir campeones, hay que atacar”.

El pedido del ‘Poeta’   surtió efecto inmediato, confesó el  preparador de arqueros del equipo, Francisco Caicedo. En el segundo tiempo el Quito mejoró y ganó... Entonces se prendió la fiesta.

Al final del juego, en  la boca del túnel, el  presidente del Deportivo Quito, Santiago Ribadeneira, se desesperaba por ingresar. Lo acompañaba el  medallista olímpico Jefferson Pérez, quien miró el compromiso en el palco y fue invitado por Ribadeneira para felicitar a los monarcas  durante la premiación. Al mirar el forcejeo, el múltiple campeón de marcha  decidió hacerse un lado y ‘mirar los toros desde lejos’.

En la cancha, los jugadores celebraban ajenos a los empujones de  la boca del túnel. Las postales eran conmovedoras.  Johvanni Ibarra, el candado de la ‘AKD’  en las dos últimas temporadas,  se lanzó al suelo y empezó a agradecer a Dios y la  Virgen de El Quinche.

Después lo abrazaron sus tres  hijas Daniela, Geovana y Camila. El guardameta, de 40 años, las acarició con ternura

El festejo  del bicampeonato también fue especial para Geovanny Caicedo. Él recordó a Simao, su pequeño crío, quien  falleció el año pasado   a los 40 días de nacido. ‘Cuchara’ llevaba una camiseta   con el nombre de su hijo y se abrazaba      con Michael Arroyo.

En los festejos también se vio al ex preparador físico, Gabriel Martínez. “Los jugadores me invitaron a formar parte de esta final”. También contó  que Mauricio Donoso le regaló una camiseta. 

Luego de ese festejo inicial, los jugadores del Quito volvieron al camerino antes de recibir las medallas y el trofeo de campeón. Eran  las 18:30 cuando  empezó a llover con intensidad en el Atahualpa. La ceremonia de premiación se realizó  en medio del aguacero, mientras en la preferencia, la  hincha seguía alentando.

El primero en recibir la Copa fue Iván Hurtado, pese a que la banda de capitán la tenía Luis Saritama. En tanto,  Iván Borghello agitaba sus brazos y  pedía a la Mafia Azulgrana que entonara: “Quiteños, quiteños de corazón. Salta la Mafia y dale al tambor, que el Quito ya es campeón”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)