14 de May de 2015 19:19

Escritor desentraña la historia del mayor decomiso de dinero de la droga en México

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP
México

El hallazgo de 205 millones de dólares en efectivo en una mansión mexicana en el 2007 es el punto de partida de “El robo del siglo”, un libro que se sumerge en la corrupción que permitió amasar esa fortuna a un misterioso traficante chino de drogas sintéticas.

Este decomiso, el mayor de la lucha contra el narcotráfico de los últimos años en México, refleja “todas las carencias institucionales, la falta de claridad, la falta de transparencia de las propias autoridades”, explica el periodista y escritor mexicano Sergio González Rodríguez (Ciudad de México, 1950) en una entrevista con la AFP.

Las dos toneladas de billetes verdes, descubiertas en el compartimento secreto de una casa de estilo neorrenacentista, provenían de lucrativos negocios ilícitos de Zhenli Ye Gon, un chino nacionalizado mexicano que se hacía pasar por un importante empresario farmacéutico.

“Es una persona que llegó como técnico farmacéutico, sin un centavo en la bolsa. De pronto ya era un magnate con mucho dinero, con inversiones, con riqueza. Esto tiene que ver con el modo como en México es permisible este tipo de episodios, fundamentalmente por la corrupción”, explica González Rodríguez en este libro editado por Grijalbo, que salió a la venta esta semana.

Este personaje estuvo protegido por funcionarios mexicanos corruptos y también gozó de cierta complacencia de las agencias estadounidenses, narra el autor de “Huesos en el desierto” (2002), una investigación sobre los feminicidios en Ciudad Juárez (norte) que le costó amenazas de muerte.

Unos meses antes de que policías irrumpieran en la mansión inundada de dinero de Zhenli, éste fue interceptado por agentes de seguridad mexicanos que le alertaron sobre una orden judicial en su contra. A cambio de dinero lo dejaron libre y le recomendaron salir de México.

“Mister Lee”

Cuando las autoridades irrumpen en su mansión, el chino, de 52 años, ya había tomado un vuelo a Estados Unidos, donde entró sin ser identificado.

Meses después “Mister Lee”, como lo apodaban las agencias de seguridad mexicanas y estadounidenses, fue detenido y actualmente permanece recluido en una prisión de Virginia (este de EE.UU.) debido a una solicitud de extradición de México que aún no se cumple.

González Rodríguez describe a este hombre como un hábil operador de personalidad narcisista y falto de escrúpulos, que llegó a México a los 31 años para casarse mediante un acuerdo de familias con la también encarcelada hija del dueño de un reconocido restaurante chino del centro de la capital.

Zhenli tenía “una relación muy directa con una red muy poderosa del crimen organizado de origen chino”, señala el escritor.

Desde su llegada a México “va afirmando su condición de negociante con un pie en la legalidad y otro fuera de ella a partir de relaciones públicas y políticas”, que incluyen cuantiosos sobornos, relata.

Zhenli fue desenmascarado a raíz del decomiso de decenas de toneladas de efedrina, una sustancia de uso médico utilizada para la fabricación de drogas sintéticas, importadas de Asia entre 2005 y 2006 en dos importantes puertos del océano Pacífico mexicano.

Quedarse con el dinero

Tras el monumental decomiso, Zhenli alegó que un político del entonces gobernante partido Acción Nacional (conservador) le había obligado a guardar en su casa ese dinero, que iba a ser utilizado para financiar la campaña electoral de Felipe Calderón.

El expresidente (2006-2012) rechazó esta versión calificándola de “ridícula”. Sin embargo, González Rodríguez subraya el hecho de que, como en casi todos los casos judiciales mexicanos de alto impacto, la investigación fue opaca.

Con el título del libro, el escritor revela su conclusión de que estamos ante un caso en el que “se rompen principios constitucionales, sobre todo el de apropiarse de un dinero sin mediar un juicio por parte de las autoridades”.

La fiscalía debe probar que el dinero y los bienes decomisados son producto del tráfico de drogas, mientras el autor asegura que un funcionario de seguridad federal mexicano le confesó que “todo ha sido para quedarse con el dinero del chino”.

González Rodríguez augura que “Mister Lee” logrará la protección estadounidense a cambio de información y de dinero que aún posee, y que difícilmente regresará a México.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)