3 de abril de 2017 00:00

Lenín Moreno celebró en la capital

En la Tribuna de los Shyris, en el norte de Quito, se organizó la celebración central del movimiento Alianza País, a la que acudió Lenín Moreno. Foto: Pavel Calahorrano Betancourt / EL COMERCIO

En la Tribuna de los Shyris, en el norte de Quito, se organizó la celebración central del movimiento Alianza País, a la que acudió Lenín Moreno. Foto: Pavel Calahorrano Betancourt / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 15
Diego Puente

Lenín Moreno Garcés, de Alianza País, cerró este domingo, 2 de abril, su día en medio de felicitaciones y abrazos de sus simpatizantes. Tan pronto como conoció los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE), que hasta ayer en la noche le daban ventaja, el exvicepresidente fue a la Tribuna de los Shyris, en el norte de Quito. A pocos metros funciona la sede principal de Alianza País.

Ahí, el postulante del oficialismo pronunció, a las 19:00, su segundo discurso de la jornada. Se declaró ganador.
“Tenemos datos completamente certeros, compañeros, hemos ganado las elecciones. Voy a ser el Presidente de todos los ecuatorianos”. Lo aseguró a sus seguidores, que coparon con banderas verdes y tricolores ese espacio.

El discurso de la noche fue más directo, en comparación con la intervención que hizo a las 17:00, en el Hotel Quito, adonde llegaron los representantes del movimiento.

Los simpatizantes celebraron el resultado de un ‘exit poll’ no oficial, que dio como ganador al binomio oficialista. Moreno estuvo acompañado por su esposa, Rocío González; el candidato a la Vicepresidencia, Jorge Glas; el presidente en funciones, Rafael Correa, y otros funcionarios públicos.

Moreno pidió mesura a sus simpatizantes y además esperar por los resultados oficiales. La gente que llegó hasta el hotel aplaudió y gritó consignas a favor del candidato.

Aunque también hubo momentos en que, ante la posibilidad de una derrota electoral, se vieron rostros serios durante la tarde. Cuando la gente en el Hotel Quito especulaba sobre el futuro electoral, Correa salió con euforia, tomó el micrófono y desmintió los datos del ‘exit poll’ publicado por la firma Cedatos, en el que daba como ganador a Guillermo Lasso con más de cuatro puntos de ventaja.

“No pueden tener un margen de error tan grande, no pueden tener a un país en la incertidumbre. A celebrar el triunfo en paz y con calma. Nosotros tenemos la convicción de que la revolución es de ustedes, nuevamente”, señaló el Primer Mandatario,
en un anuncio rápido que hizo en el hotel.

En contraste, cuando escucharon los resultados del estudio hecho por la firma Perfiles de Opinión, que daba como ganador a Moreno, hubo algarabía en el hotel.

Los gritos a favor de Moreno se escucharon nuevamente y con más fuerza. Poco después, Moreno, Glas y Correa se retiraron de la tarima que se instaló en el lugar, para ir a la concentración en la Tribuna de los Shyris.

Ahí los festejos se prolongaron hasta pasadas las 22:00. El grupo Pueblo Nuevo, igual que en el triunfo de Correa hace alrededor de 10 años, amenizó la celebración verdeflex. Incluso hubo espacio para que Moreno tomara el micrófono y con un marco musical cual karaoke, interpretase una canción de Juan Manuel Serrat. Y con el tema Solo pienso en ti, de Guillermo Dávila, compartió micrófono con el pre­sidente Correa.

Desde la tribuna, las personas empezaron a gritar: “Fuera, Rodas, fuera”, pero Moreno pidió a todos una nueva oportunidad. “La mano está tendida para todo el que quiera tomarla”, dijo.

El virtual ganador dijo también que el país ahora está mejor que hace 10 años, por lo que agradeció a Correa y gritó: “Rafael, amigo, el pueblo está contigo”.

Correa bromeó diciendo que está seguro de que la Presidencia iba a mejorar en todo menos en dos cosas: la música y el fútbol (él es hincha de Emelec y Moreno, de Aucas).

En la mañana, en cambio, cerca del mediodía, Lenín Moreno arribó a la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), en el norte de la capital. Allí ejerció su derecho al voto en la junta 21.

La forma de votación del candidato fue diferente en ­relación con la primera vuelta. En esta ocasión, Moreno entró a la junta, votó, depositó la papeleta en la urna y ofreció declaraciones solamente
a la salida.

En la primera vuelta ejerció su derecho en el pasillo del edificio, por su condición de discapacidad. Eso ocasionó congestión y algunas dificultades para que otras personas pudieran transitar.

Entonces, el también exvicepresidente no pudo votar detrás de la urna-biombo. La votación de Moreno en este recinto, ubicado en la parroquia Rumipamba, se cumplió bajo la mirada de al menos 60 militares y miembros de la Policía Nacional.

A su llegada hubo voces a favor y en contra de la candidatura, pero el voto se registró sin mayores contratiempos.

Moreno nació en 1953, en Nuevo Rocafuerte, en la amazónica provincia de Orellana. Inició su carrera política con Alianza País hace 10 años, cuando fue compañero de fórmula de Rafael Correa, en las elecciones del 2006.

Después de tres años, en el 2009, ganaron juntos la ­reelección. Entre los principales logros que se le atribuyen a Lenín Moreno está la dirección de la Misión Manuela Espejo y el programa Joaquín Gallegos Lara, para las personas con discapacidad y sus familiares.

Este trabajo le mereció una nominación al Premio Nobel de la Paz, en el 2012. Y se convirtió en una de sus banderas durante la campaña electoral de los actuales comicios.

Con el 94,32% de las actas escrutadas por el Consejo Nacional Electoral, Moreno consiguió el 51,07% y Lasso,48,93%, hasta el domingo en la noche. Sería la victoria más estrecha de un candidato a la Presidencia de AP, desde el 2006.

Moreno estudió en el Instituto Nacional Mejía y obtuvo una licenciatura en Administración. En su discurso ha mantenido un carácter conciliador y dijo que busca menos división en el país.
El mensaje se dio luego de la jornada electoral de ayer, que tuvo momentos de confrontación.

El vicepresidente Jorge Glas estuvo al lado de Moreno durante los actos principales de agradecimiento a los simpatizantes. En el hotel donde Alianza País esperaba los resultados, no pronunció un discurso y se mantuvo al margen de las entrevistas.

Entre las ofertas de campaña del presidenciable está perseguir a los “corruptos de ayer y de hoy” con leyes más fuertes, para no permitir el abuso sobre recursos públicos. Ayer recordó este compromiso y también retó a Guillermo Lasso para que certificara que no se benefició con el feriado bancario de 1999.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (7)