23 de noviembre de 2016 00:00

Los lácteos de la UE tendrán cupos

paúl rivas / el comercio El Ordeño elabora leche en polvo en el país. Su planta de producción está en Machachi

El Ordeño elabora leche en polvo en el país. Su planta de producción está en Machachi. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 7
Redacción Negocios
Redacción Sierra Centro

El posible ingreso de productos desde la Unión Europea (UE), de entrar en vigencia el acuerdo con el bloque en enero del 2017, genera inquietud entre productores de lácteos y verduras. Pero el acuerdo contempla una serie de mecanismo de protección para estos y otros sectores.

Para los productos sensibles, según un informe de las negociaciones publicado por el Ministerio de Comercio Exterior, se establecieron desgravaciones de entre 10 y 17 años, según el grado de sensibilidad. También se estableció la posibilidad de aplicar salvaguardias si las importaciones de varios productos de la UE superan el volumen acordado.

Para el sector productor de quesos maduros y semimaduros, que está entre los sensibles, las ventas europeas podrían ser una “amenaza”, dijo Jaime Erazo, presidente de la Unión de Queseros del Ecuador y gerente de Mondel.

Erazo señaló que la elaboración de este producto en el bloque cuenta con una tecnificación que data de hace más de un siglo. “Tienen calidad y una variedad impresionante”.

Con el acuerdo, dijo, el peligro es que los productos extranjeros vengan más baratos que los ecuatorianos; lo que afectará su competitividad. Un queso semimaduro como el chedar cuesta USD 3 el kilo y en Ecuador USD 12 por kilo.

Pero, en un documento del Ministerio de Comercio Exterior sobre el impacto del acuerdo en el sector de lácteos, se explica que no se prevé mayor incidencia porque no se trata de un producto de alta fabricación en Ecuador.

En la negociación se fijó para estos lácteos un cupo, con cero arancel, de 1 000 toneladas anuales, con crecimiento de
50 toneladas al año, que representa el 9% de la producción en Ecuador.

Además, se acordó que la importación de quesos maduros desde la UE, más allá del cupo, tendrá un arancel, cuya desgravación se realizará durante 17 años.

El mismo documento indica que la importación de la UE de leche en polvo, lactosuero, suero de mantequilla y otros productos lácteos tiene un cupo anual, en conjunto, de 400 toneladas métricas, que crecerá en 20 t cada año. Estas compras, además, fuera del cupo deberán pagar el mismo arancel que el resto de países y podrían incrementarlo hasta 72% en el caso de la leche en polvo.

Esto, según Juan Pablo Grijalva, presidente de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente (AGSO), genera un bajo impacto. Cree que el acuerdo es un reto para que el sector elabore productos con alto valor agregado para la exportación al bloque europeo.

El acuerdo, según el informe de negociaciones del Ministerio de Comercio Exterior, también estableció un programa para los productos no sensibles. El cronograma establece apertura inmediata o desgravación de hasta siete años para estos, alcanzando 593 partidas.

Entre ellas se encuentran licores, cereales, zanahorias, tomates, entre otros.

Cecilia Chérrez, integrante del colectivo Acción Ecológica, indicó que podría haber un impacto para los pequeños productores de varios sectores debido a las asimetrías entre el Ecuador y los países europeos.

Lo anterior se expresa en que los productores de la UE reciben, por ejemplo, subsidios para la producción y exportación “que los han hecho potencias mundiales”, manifestó.

Sin embargo, el documento del Ministerio aclara que la UE eliminará subsidios a la exportación con la entrada en vigencia del acuerdo con Ecuador.

Entre productores individuales y las asociaciones familiares de Chimborazo hay diversos criterios sobre el tema. Algunos temen los efectos de un posible ingreso de productos europeos. “Si lo que llega de los países cercanos ya nos hace daño, no quiero ni pensar cómo sería un mercado abierto a las verduras europeas, producidas por multinacionales”, dice al agricultor Juan Chafla.

En otras agrupaciones de esa provincia, por el contrario, hay optimismo porque creen que van a poder exportar. Esta es la visión de la Asociación de productores de Legumbres y Hortalizas 4 de diciembre.

Están conscientes de que podrían llegar productos de la UE por lo que ya analizan la aplicación de estrategias como el desarrollo de alimentos procesados para darle valor agregado a su oferta y volverla competitiva. También buscan desarrollar productos orgánicos.

“En los mercados cada vez gana más espacio la tendencia verde, orgánica y saludable. Ya empezamos a capacitarnos para transformar nuestra producción”, dijo Adolfo León, presidente de esa asociación.

Sectores industriales, como el metalmecánico, esperan los primeros resultados del acuerdo para saber los impactos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)