1 de diciembre de 2017 08:05

Justicia española decidirá el 4 de diciembre si libera a independentistas catalanes presos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

Los 10 líderes independentistas catalanes encarcelados comparecieron este viernes, 1 de diciembre del 2017, ante la justicia española, y deberán esperar al lunes para saber si quedan libres y pueden participar en la campaña de las elecciones regionales del 21 de diciembre.

En un escrito dirigido al Tribunal Supremo, todos ellos habían pedido su puesta en libertad, que esperaban obtener este mismo viernes.

Mientras declaraban, la diputada independentista Ester Capella dijo incluso a la prensa que tenían preparada “una cantidad suficiente (de dinero) para hacer efectiva” una puesta en libertad bajo fianza.

Sin embargo, el juez instructor, Pablo Llarena, dijo a los abogados que no tomará la decisión hasta el próximo lunes, es decir, horas antes de que arranque la campaña electoral, que oficialmente comienza el 5 de diciembre.

Los sondeos prevén una victoria sin mayoría absoluta para Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) , el partido independentista del encarcelado ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras. Los resultados estarán a priori reñidos entre las formaciones secesionistas y las partidarias de que Cataluña siga dentro de España.

Renuncia a la unilateralidad

En el Supremo declararon de forma sucesiva Junqueras y otros siete miembros del gobierno separatista cesado, investigados por rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. Fueron encarcelados el 2 de noviembre, y siete de ellos son candidatos a los comicios del 21 de diciembre.

Previamente, a mitad de octubre, fueron encarcelados por presunta sedición los líderes de dos asociaciones independentistas, Jordi Sánchez, de la Asamblea Nacional Catalana, y Jordi Cuixart, de Òmnium Cultural. Ambos declararon también este viernes.

Inicialmente la causa estaba en manos de la Audiencia Nacional, otro alto tribunal español, pero recientemente pasó a manos del Supremo.

Rápidamente, los abogados de al menos seis independentistas, entre ellos Junqueras, enviaron a este tribunal una alegación.

En ella renunciaban a la ruptura unilateral con España y aceptaban “la aplicación del artículo 155 de la Constitución”, que permitió al gobierno español intervenir la autonomía catalana el 27 de octubre y convocar las elecciones venideras, después de que el parlamento regional declarara la independencia unilateralmente.

La estrategia es la misma que utilizó la ex presidenta del parlamento catalán Carme Forcadell y otros cinco diputados regionales, que declararon a principios de noviembre ante el Supremo y fueron dejados en libertad condicional.

Giro de campaña 

La encarcelación de sus dirigentes causó enfado entre los militantes independentistas, que han organizado protestas en Cataluña y lucen lazos amarillos en sus solapas.

“Es indigno e indecente” que estén en prisión, criticaba el jueves el presidente cesado del gobierno catalán, Carles Puigdemont.

Él, junto a otros cuatro compañeros de gobierno, pudo escapar de la cárcel al haberse marchado dos días después de la proclamación de independencia a Bélgica.

El líder secesionista sigue en Bruselas, a la espera de que se dirima la orden de captura emitida en su contra por la justicia española, y este mismo lunes debe declarar de nuevo ante un juez.

Este viernes, su portavoz de campaña dio a entender que de momento Puigdemont continuará trabajando desde la capital belga por respeto al proceso judicial en curso.

“El presidente Puigdemont tiene esta dificultad física, tiene que continuar en el exilio obligado en Bruselas, hay un proceso con la justicia belga y va a respetar los términos y los plazos de este proceso”, declaró Eduard Pujol, portavoz de campaña de su lista.

La retención de sus líderes, a quienes consideran “presos políticos”, monopoliza los discursos de campaña de los partidos independentistas, cuya antigua promesa de fundar una república terminó fracasando.

Si bien consiguieron celebrar el referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre y declarar la secesión, a la hora de la verdad reconocieron carecer de los medios para crear un nuevo país.

Fracasada esta vía, los partidos independentistas no aclaran cómo piensan proceder si revalidan su victoria en las elecciones y centran la campaña en arremeter contra Madrid.

“La represión del Estado es el elemento movilizador del independentismo ahora mismo”, señaló el profesor de ciencia política de la Universidad Autónoma de Barcelona, Oriol Bartomeus.

Sin embargo, añadió, “en el momento en que ya no tienes presos políticos, tendrán que reorientar la campaña”.

En ese sentido, la número dos de ERC, Marta Rovira, dio una idea de cómo plantean las elecciones.

“Proclamamos la república, y ahora es momento de implementarla. El día 21 de diciembre, los ciudadanos de Cataluña tienen la oportunidad de escoger si en Cataluña sigue mandando Rajoy con el artículo 155 (...) o si van a seguir decidiendo la mayoría de los ciudadanos”, dijo al canal televisivo La Sexta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)