13 de agosto de 2014 00:05

La jueza Wendy Molina revisará las enmiendas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 12
Sorprendido 3
Contento 0
Redacción Política (I)
politica@elcomercio.com

La vicepresidenta de la Corte Constitucional, Wendy Molina, será la jueza ponente en el proyecto de enmiendas a la Carta Política presentado por el bloque de Alianza País. Será esta magistrada quien elabore el proyecto de dictamen para que el Pleno se pronuncie. La Corte deberá definir si este proyecto debe tratarse vía enmienda (a través del debate legislativo) o vía reforma (a través de una consulta popular).

En la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, se establecen 10 días para que la jueza ponente recopile información y 15 si se llama a otras entidades que podrían alimentar el debate, cosa que la Jueza señaló que sí lo hará.

Luego, habrá otros cinco días para llamar a audiencia a los proponentes (Alianza País) y a quienes plantearon recursos de ‘amicus curiae’. Luego habría un período de 20 días para que otros jueces de la Corte aporten con el proceso. El proyecto de sentencia deberá presentarse en los 15 siguientes y finalmente el Pleno de la Corte tendrá 10 días más para deliberar y decidir.

Todos estos plazos suman 65 días, pero la jueza Molina, aseguró que por tratarse de un “caso especial” los plazos serán reducidos a la mitad. Es decir que hasta mediados de septiembre habría un fallo.

Mientras la Corte Constitucional afina su agenda de trabajo, los sectores políticos se refieren a la trascendencia de la consulta. El excandidato presidencial Guillermo Lasso aboga por este proceso; mientras que la oficialista Rosana Alvarado se opone a ella.

Guillermo Lasso / Líder de Creo

‘El 62% de los ecuatorianos prefiere la consulta popular’

Byron Rodríguez V.

¿Creo se juega por la consulta popular?

El Gobierno quiere irse por el atajo, por la enmienda, y no hacerlo frente al pueblo. Nosotros, a finales de junio, hicimos un llamado a las fuerzas democráticas del Ecuador.

¿Qué han conseguido?

Dar un paso adelante, las enmiendas ya fueron planteadas a la Corte Constitucional. Vamos a convocar a una consulta recogiendo el 5% de firmas del padrón electoral (cerca de 600 000). Convocamos no solo a los partidos políticos, a los gremios, a los maestros, profesionales.

¿El presidente Rafael Correa teme a una consulta?

Yo creo que sí le teme. Una encuesta habla que el 62% de los ecuatorianos quiere una consulta en vez de las enmiendas. Propondremos una pregunta sobre la vigencia o no de la dolarización: la clase media y los trabajadores, que han adquirido bienes, han hallado en este sistema estabilidad y poca inflación.

¿La dolarización?

Sí. Para dar un mensaje contundente a los gobiernos que deben alinear sus políticas públicas, en materia económica, a un objetivo tan valorado como la dolarización.

¿Las 17 enmiendas son constitucionales o inconstitucionales?

Más que hecho jurídico sobre las 17 enmiendas, reflexiono sobre un acto político; como dicen los jóvenes, la ‘pepa’, lo fundamental, es la reelección indefinida.

¿Por qué es lo esencial?

Si miramos la historia constitucional del Ecuador jamás, ninguna Constitución del Ecuador, ha contemplado una reelección indefinida e inmediata.

¿Ninguna?

No. Lo que hubo fue procesos de reelecciones indefinidas pasando un período. O también dos períodos.

¿En que año pasó esto?

En la segunda Constitución liberal de 1906, la de Eloy Alfaro; el propio líder liberal, el ícono que apela tanto este Gobierno, dijo: el período presidencial debe ser de cuatro años y la reelección pasando dos períodos presidenciales.Nuestra historia constitucional demuestra que jamás el Ecuador ha contemplado la reelección indefinida y, peor, de manera inmediata.

¿La alternancia, el eje que propone Creo al país?

Un valor esencial de la democracia es la alternancia en el poder. Así lo dijo, por ejemplo, Simón Bolívar en el Congreso de Angostura: No es bueno que un mismo ciudadano permanezca en el poder tanto tiempo, porque de allí nacen la usurpación y la tiranía.

Sin embargo, Alianza País insiste en esa vía.

¿Qué dijo el presidente Rafael Correa en enero del 2014, en diario El Telégrafo?: Sería un grave daño alterar las reglas de juego por considerar indispensable a un ciudadano; palabras más, palabras menos, pero esa fue la esencia de su declaración.

Por qué piensa que cambió tan pronto, ¿por presiones de Alizanza País?

No lo sé. No quiero especular. Opino sobre lo objetivo. Cinco meses después cambió de opinión y el 24 de mayo apoyó la propuesta de enmienda constitucional.

¿La reelección por enmienda no es viable?

No. Yo creo que cambiar un valor esencial de la democracia vía enmienda es un ‘tapetazo’ político. Uso el término ‘tapetazo’ que se empleaba en términos deportivos, cuando malos dirigentes del fútbol querían alterar las reglas del juego en la mitad del campeonato para favorecer a su equipo predilecto.

¿Qué ha oído de la gente?

En un encuentro con un campesino de Daule me dijo: “Vea, don Guillermo, aquí en el campo decimos que cuando la gallina se mueve del gallinero se ve las cagadas que ha hecho”. Siempre es bueno mover el gallinero y limpiarlo, darle aires nuevos. Oxigenarlo. Que venga gente nueva, con otras ideas y propuestas, es un derecho democrático.

Rosana Alvarado /1ra. vicepresidenta Asamblea

‘Hay un frente anti Correa que se armará para el 2017’

Carlos Rojas A. Editor

Varios grupos políticos plantean una consulta popular sobre el proyecto de cambios a la Constitución propuesto por Alianza País. ¿Por qué no acoger esa idea como una salida?

¿Salida a?

A un debate más amplio. ¿No son puntos de vista que merecen tomarse en serio?

Esa es una salida para la oposición. Creo que hay que distinguir algunos momentos. En el actual, de todo el conjunto de las enmiendas constitucionales, el punto más crítico, lo determinante, es la reelección indefinida. Este momento me parece que hay una preocupación legítima y la gente puede sentir algunas confusiones con respecto al concepto de la reelección indefinida y esa idea de que podría haber un sentimiento vitalicio. Pero poco a poco la gente tiene más información y reacciona con más claridad. Además, para el 2017 habrá otro momento.

¿Cuál?

Se va a armar un frente anti Correa, que más que tener una propuesta solo buscará estar en contra de. Con la Constitución vigente, Correa no puede ser candidato y por eso la gente va entendiendo el sentido de la enmienda.

¿Usted dice que este momento hay preocupación en la ciudadanía porque Correa, sin la enmienda, ya no podría ser candidato?

Así es. La gente encuentra, en medio de su preocupación por la idea de una presidencia vitalicia, la lógica de que esta enmienda es para que Correa pueda postularse. Entonces, la idea se suaviza.

Si hay esa tranquilidad ciudadana ante la idea de un Correa nuevamente candidato, ¿por qué no zanjar los cambios a la Carta Política en una consulta?

Porque la Constitución establece mecanismos legales para impulsar una enmienda. Si en las elecciones del 2013, la gente mediante voto popular nos hubiera dado 20, 30 o 71 legisladores hay un mensaje. Pero somos 100; el pueblo nos dio la fuerza para impulsar este tipo de cambios.

Este ha sido el Gobierno que más consultas ha convocado y ha legitimado sus decisiones a través de ellas. ¿Por qué no plantear un rereferendo otra vez?

Porque son diferentes momentos. En el 2011 hicimos una consulta popular sobre temas delicados e importantes porque vea usted el tipo de mayoría que teníamos.

¿Ustedes temen una derrota en las urnas y por eso se niegan a la consulta?

Si ponderamos las encuestas veamos cuál es la popularidad de Correa.

Se supone que el 70%...

Entonces, volvería a ganar.

Por eso es incompresible la postura del oficialismo…

Para nada, la gente ha comenzado a procesar las razones por las cuales queremos impulsar la enmienda. Será en el 2017, en el evento de que Correa decida ser candidato, que la gente tome una decisión.

Ud. prevé que en 2017 se formará un frente anti Correa. ¿Es por eso que se niegan a una consulta, para que este no se arme con anticipación?

Me parece que son esas las intenciones. Se van juntando actores de la oposición muy diversos para plantear una alternativa hacia el 2017. No sé qué tanta consistencia pueda tener ni una figura que pueda capitalizarla.

¿Guillermo Lasso no capitalizaría ese frente?

No lo sé, estamos hablando de imponderables.

¿Le preocupan los tiempos de la Corte Constitucional? Una demora puede impedir que Ud. hagan reformas un año antes de las elecciones.

Hay que revisar qué dice la Ley de Control Constitucional y la Corte Constitucional tendrá sus tiempos para el debate correspondiente. Si esta ratifica que las propuestas de Alianza País deben ir vía enmienda, la Asamblea Nacional comenzará con el trámite legislativo en primer debate.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)