14 de agosto de 2015 20:22

Secretario de Estado de EE.UU. se reúne con disidentes y reclama avances en derechos humanos en Cuba

Kerry Cuba

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry realiza un recorrido por el centro histórico de La Habana acompañado por el historiador de la ciudad Eusebio Learl. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, recibió hoy, 14 de agosto, a varios disidentes cubanos en una ceremonia privada durante su visita a La Habana, y advirtió que no podrá lograrse el levantamiento del embargo si el Gobierno cubano no avanza en "temas de conciencia".

Kerry cerró su visita a Cuba, la primera a la isla de un secretario de Estado estadounidense en 70 años, con una recepción a la que asistieron miembros de la sociedad civil cubana, aunque algunos de los disidentes invitados decidieron no acudir a la cita.

Fue el caso de Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, que en declaraciones telefónicas a Efe, criticó que EE.UU. invite a los disidentes a un acto "de bajo perfil" y no a la ceremonia oficial de la apertura de la embajada, "cediendo" así a las "exigencias" del Gobierno de la isla.

Tampoco acudió por idéntico motivo Antonio González-Rodiles, director del foro crítico Estado de Sats, para quien "no es comprensible que la Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, sufra también la represión del régimen cubano".

Sí acudieron, entre otros, los exprisioneros políticos Héctor Maseda, Marta Beatriz Roque, óscar Elías Biscet y José Daniel Ferrer, además de la bloguera Yoani Sánchez y su marido el periodista independiente Reinaldo Escobar.

Al igual que Miriam Leiva, una de las fundadoras de las Damas de Blanco, así como Manuel Cuesta Morúa, de Arco Progresista; y el intelectual crítico Dagoberto Valdés.

En general todos salieron satisfechos del cara a cara con Kerry, al que expusieron sus planteamientos y preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos y libertades en la isla.

La recepción con opositores se celebró en la residencia del encargado de negocios estadounidense en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, e incluyó una breve ceremonia de izado de la bandera de EE.UU., horas después de que Kerry encabezara otro acto oficial para elevar la enseña de las barras y estrellas frente a la embajada de su país.

Antes de la recepción, Kerry mantuvo un encuentro con un grupo de periodistas, entre ellos Efe.

"No hay ninguna manera de que el Congreso (estadounidense) vaya a levantar el embargo si (los cubanos) no se mueven respecto de temas de conciencia", aseguró en ese encuentro Kerry, en una aparente referencia a las inquietudes estadounidenses sobre los derechos humanos en la isla.

Kerry subrayó que Estados Unidos sigue condenando los arrestos temporales de disidentes y que "no hay ninguna excusa" que pueda justificarlos, pero opinó que estos "ya no son las sentencias de 20 años de cárcel que había antes".

Al mismo tiempo, consideró que el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, estuvo "a la defensiva" durante la conferencia de prensa que ambos ofrecieron unas horas antes en La Habana.

En ese acto, Rodríguez criticó la situación de derechos humanos en Estados Unidos, al subrayar que en Cuba se respeta "el salario igual" para las mujeres y los hombres y no hay desigualdad racial o "brutalidad policial" como en su vecino del norte.

Al respecto, Kerry afirmó que hay una "enorme distinción" entre las formas en que se han tratado "los derechos humanos del pueblo" cubano y "un agente de policía que de forma independiente, sin relación con la política del Gobierno, comete errores gigantes".

Tras una visita de poco más de diez horas a La Habana, Kerry aseguró que le gustaría volver a Cuba, y que "probablemente" lo hará "en los próximos meses, dependiendo de los avances" en la relación.

"La próxima vez que venga me gustaría quedarme unos días", indicó.

Durante su visita se acordó la creación de una comisión bilateral donde se integrarán todos los diálogos independientes sobre temas como derechos humanos o telecomunicaciones que han tenido lugar durante los últimos meses, y cuya primera reunión tendrá lugar el 10 y 11 de septiembre en La Habana, según anunció Kerry.

En la conferencia de prensa con Rodríguez, Kerry dijo que los dos Gobiernos se centrarán primero en "construir confianza y lidiar con asuntos que son menos complicados, menos provocativos y más factibles".

Durante su encuentro posterior con periodistas, precisó que la comisión constará de tres áreas principales, algunas más fáciles de resolver y otras más complicadas, que se tratarán simultáneamente.

Las más fáciles son temas como "seguridad marítima, cambio climático o cooperación medioambiental"; mientras que en una segunda fase de dificultad estarán asuntos como "la aviación civil y las telecomunicaciones".

La tercera escala, la más complicada, incluye temas como "derechos humanos, seguridad, los fugitivos (buscados por la Justicia estadounidense) y los reclamos" económicos de ambas partes.

Durante su visita a La Habana, Kerry encontró un momento para pasear por el centro histórico de la capital cubana en compañía del historiador de la ciudad, Eusebio Leal, y para visitar la casa donde residió el célebre escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)