9 de septiembre de 2014 17:57

Jardines del Humaya, panteón de lujo de los capos del narco

Los jardines del Humaya son el panteón de lujo para los narcotraficantes. Foto: El Universal de México

Los jardines del Humaya son el panteón de lujo para los narcotraficantes. Foto: El Universal de México

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
El Universal, México
Logo GDA

El panteón Jardines del Humaya, localizado en el boulevar Emiliano Zapata, en la colonia Jorge Almada de Culiacán, Sinaloa, es reconocido porque ahí descansan los restos de los narcotraficantes más buscados como Arturo Beltrán Leyva, conocido como “El Jefe de Jefes” o Ignacio “‘Nacho” Coronel.


Pero además de ser un camposanto que aloja los restos de criminales de la delincuencia organizada, Jardines del Humaya se caracteriza por el derroche de dinero que aun en muerte los narcotraficantes se dan el lujo de presumir.

En este panteón los mausoleos son edificaciones monumentales de mármol, cantera gris o rosa, granito, cercas de acero inoxidable y cristal. Los restos yacen en ataúdes de finas maderas y los mausoleos pueden ser de dos o hasta tres pisos.

Dentro de estos hay salas para descansar, balcones, bancas, cristales blindados, sillones y patios para reuniones. Algunas cuentan con su propia planta de energía, antenas parabólicas y aire acondicionado, escribe Javier Valdez en su libro “Los Morros del Narco” donde asegura que una edificación de éstas puede llegar a costar 1.5 millones de pesos.

En contraste, los panteones públicos de esa entidad albergan hasta tres cuerpos por tumba debido a que se tiene que ahorrar espacio.


¿Quiénes están enterrados en este cementerio de lujo?

Arturo Beltrán Leyva, mejor conocido como “El Jefe de Jefes”.
A su entierro llegaron solamente mujeres para despedirlo, los hombres no asistieron debido a la presencia de militares en el lugar. Las detenciones y enfrentamientos fueron evitados durante el sepelio.

A un mes de su muerte, en 2009, un arreglo de flores, un “narcomensaje” y una cabeza fueron abandonados en la tumba de Beltrán Leyva, no se sabe si fue un tipo de homenaje o una advertencia.


El cuerpo de Ignacio “Nacho” Coronel fue despedido por su familia en medio del sonido de una banda sinaloense y una especie de cortejo militar involuntario. “Nacho” Coronel está enterrado a un lado de quien en vida, fuera su enemigo, Arturo Beltrán Leyva.


Esposa e hijos de Héctor Palma Salazar, conocido como “El Güero” Palma. Sus familiares fueron decapitados por órdenes de los hermanos Arellano Félix, integrantes del Cártel de Sinaloa. De acuerdo a Valdez, el grupo de corridos, Los Cadetes de Linares, amenizaron en repetidas ocasiones el lugar donde descansan sus restos.

Gonzalo Araujo, conocido como “El Chalo” y operador del cártel de Sinaloa, apareció muerto en su habitación el 13 de octubre de 2006. Sus restos también descansan en este panteón.


En Jardines de Humaya también se encuentran los restos de gente ajena al narcotráfico, como Manuel J. Clouthier del Rincón, uno de los fundadores del Partido Acción Nacional (PAN), a quien los líderes de ese partido han llegado a conmemorar en el mismo panteón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)