27 de January de 2010 00:00

El invierno empieza a causar daños en las provincias de El Oro y Los Ríos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redac. Machala  y Guayaquil

Dos personas permanecían hasta ayer desaparecidas, luego de que fueron arrastradas, el domingo pasado, por una repentina  crecida de la quebrada El Blanco.
El sitio está ubicado en el cantón Arenillas, en la frontera con Perú. Los desaparecidos son  los esposos José Valdivieso Morán  y María Castillo. Ellos se bañaban en la cascada que corre por el lugar.

El aumento del caudal de agua acabó, el mismo día, con la vida de José y de Nadia Fernández.   Los cadáveres fueron encontrados  entre la noche del domingo y la mañana de lunes,  cerca a la quebrada desbordada.

La Gobernación de El Oro gestionó, el lunes, la presencia de dos buzos especializados en tareas de búsqueda para recuperar los cuerpos de la pareja. La Defensa Civil presume que los cadáveres se hallan atrapados en lo profundo de una represa.

Ayer, luego de una primera evaluación de los destrozos causados  por la repentina crecida de los ríos Arenillas, en el sur,  y Calichana y Buenavista, en el norte, los organismos  de socorro alertaron a las autoridades sobre las pocas seguridades en  balnearios de río.

“Tienen infraestructuras rústicas, sin seguridades ni advertencias para los bañistas”, manifestó César León, coordinador de la Unidad de Gestión de Riesgos de Huaquillas. Los socorristas locales  prestaron ayuda a los de Arenillas, en las tareas de rescate.

Marco Reinoso, coordinador provincial de la Unidad de Gestión de Riesgos de El Oro, coincidió en que en los balnearios falta protección para los visitantes. También cuestionó que muchos bañistas no hicieron caso de las alertas sobre la  crecida de los ríos.

En el balneario Calichana, en las orillas del río del mismo nombre, en el noreste del cantón Pasaje, no hay infraestructura para albergar a los bañistas, tampoco letreros de advertencia.
Los fines de semana, los turistas parquean sus vehículos en un claro en la orilla del afluente, cerca de donde se ubican los vendedores de comidas.

“Como el Municipio no lo hizo, la comunidad va a colocar letreros, para que no estacionen los carros cerca de la orilla”, dijo Jonathan Valverde, operador de una diminuta tarabita.
La misma falta de infraestructura se evidencia en Buenavista (Pasaje). En chozas  improvisadas,  bajo un vetusto puente colgante, se vende comida y  alcohol.

“Una hora antes nos avisaron que se venía con fuerza la correntada, por eso levantamos rápido los puestos y nos fuimos. Los turistas también”, narró Danny Ramón, quien vende empanadas.

En la provincia de Los Ríos, varias zonas agrícolas también  están afectadas.   En el  cantón Urdaneta,  el río Pijullo se desbordó e inundó  los recintos Guapara, San Antonio y  Cañitas.
La Unidad de Gestión de Riesgo de Babahoyo atendió la emergencia. Hubo 20 familias que sufrieron la anegación de sus sembradíos de arroz y de sus casas.

En Montalvo, en cambio, las crecidas de los río Cristal y Clementina rompieron varios muros de arcilla. Este último afluente causó daños en varias plantaciones de arroz en sectores como Los Robles y Las Malvinas.

El río Cristal  anegó zonas  arroceras como Limatón, La Industria y Río Chico. En febrero de 2009 ahí   se rompió un muro de contención y aún no  se repara.

Las lluvias en las partes altas de provincias aledañas como Bolívar y Cotopaxi también aumentaron el caudal del río Santa Rosa. 

Unas 130 familias de recintos como Valdivia, San Pedro, Tres Marías, Santa Rosa, Los Beldacos, están afectadas. Sus cultivos quedaron bajo el agua, luego de que un tramo de un muro de contención cedió ante la  corriente.

En esta provincia se activó el Comité de Operaciones.

En Guayas y Santa Elena

En El Triunfo (Guayas), varias calles se encuentran llenas de agua. La inundación se produjo luego de que el río Verde se desbordó, tras 10 horas de lluvia continua, el pasado domingo.

En ciudadelas de  ese cantón, como Jaime Roldós,  Velasco Ibarra, Huancavilca y  Patria Nueva algunas  calles quedaron inundadas y   otras  llenas de lodo. El colegio nacional Catalina Cadena suspendió  las actividades, porque las aulas se inundaron.

La Defensa Civil de La Libertad (Santa Elena) reportó que no hay lluvias en la Península. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)