11 de febrero de 2016 07:44

Las inscripciones para la procesión de Jesús del Gran Poder se iniciaron en San Francisco

La convocatoria para participar en la procesión de Jesús del Gran Poder, evento que se realiza en Semana Santa, se inició la mañana de este miércoles 10 de febrero de 2016. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

La convocatoria para participar en la procesión de Jesús del Gran Poder, evento que se realiza en Semana Santa, se inició la mañana de este miércoles 10 de febrero de 2016. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 17
Valeria Heredia
Redactora (I)

La convocatoria para participar en la procesión de Jesús del Gran Poder, evento que se realiza en Semana Santa, se inició la mañana de este miércoles 10 de febrero de 2016. El lugar: el convento de San Francisco, en el Centro Histórico. A este espacio pueden acudir los fieles que deseen ser parte de este acto religioso.

Los cucuruchos y las verónicas son los dos personajes centrales de esta procesión tradicional, que aglutina a cientos de personas en las calles de la ciudad.

Carlos Tarco acudió el primer día de las inscripciones. Será uno de los cucuruchos, que vestirá una túnica de color morado, de pies a cabeza. Lo hizo porque es un acto de fe y de amor católico. "Esta es una forma de limpiar los actos negativos que se han dado en mi vida". Se suma el agradecimiento a Dios por los milagros recibidos durante todo el año para él y su familia.

Tarco, quien vive en La Ferroviaria, en el sur de la urbe, ha participado durante 15 años consecutivos en esta procesión. Su hijo de 11 años, también, está siguiendo sus pasos. "Es la segunda vez que participa en el recorrido. Lo hace porque pidió que mi madre se salve de una enfermedad. Está cumpliendo su promesa", dijo.

El sacerdote Jorge González, quien es director del Culto de Jesús del Gran Poder y rector del Colegio San Andrés, explicó que este es un acto penitencial que se lo debe hacer con amor. "La penitencia no es significado de cadenas o flagelos. Es un agradecimiento a Dios por obras recibidas y un acto de fe para cambiar nuestra vida".

El año anterior hubo una acogida masiva de feligreses. Participaron 1 500 cucuruchos y 400 verónicas aproximadamente. Este año se espera un número mayor de asistentes. Hay un requisito: las ganas de cambiar de vida y el amor a Dios, señaló el sacerdote.

Los inscritos deben asistir todos los sábados al convento de San Francisco, a las 18:00, para que reciban un curso de religión. En este espacio tendrán la oportunidad de orar, conocer más sobre la religión católica y más.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)