1 de February de 2010 00:00

Innovadora cirugía contra la presión alta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sociedad
 [email protected]

Cuatro meses después      de someterse   a   las primeras cirugías   contra la    hipertensión, los 110 británicos que  en septiembre del año pasado     participaron en   la investigación  médica (en Inglaterra)  mantienen     estable        su presión.   

La  presión alta     es     una enfermedad   que se origina cuando    el corazón bombea  más sangre de lo acostumbrado  (normalmente   produce hasta  5  litros  por minuto).  Esto hace que el flujo sanguíneo   presione       las arterias y  las destruye  paulatinamente.

Con el paso de los años    se corre el riesgo de que esas arterias  deterioradas se  rompan. Al    ocurrir aquello,   el  corazón, por ejemplo,  deja de recibir sangre   y  se    infarta. Cuando    eso  sucede   en el cerebro,   se denominan      derrames.
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que esta enfermedad  afecta al 25% de la población mundial. Lo único que hasta hoy  tenían los  doctores    eran  al menos 20 tipos de  medicinas    para controlar  la presión.  
    
Según los médicos del London Chest Hospital (Londres),  en el 2% de esa población afectada  los fármacos no hacen  efecto.  La  nueva  cirugía,  que dura una hora,    es  solo    para ese grupo.

Con la operación, los especialistas bloquearon las sustancias que sobre el riñón libera el denominado sistema nervioso simpático (transmisión nerviosa dirigida  desde el cerebro).
 
Uno de esos compuestos es la noradrenalina, que establece los niveles de energía en el organismo. Si una persona  no   tiene suficiente noradrenalina se siente cansada o exhausta.  Cuando esta sustancia    se sobreproduce en el riñón (por factores genéticos, por ejemplo)  retiene  sodio y agua. Al ocurrir eso,  la cantidad de sangre en el organismo se eleva y presiona  a las arterias. 
   
¿Cómo se bloqueó    la noradrenalina? Los  especialistas introdujeron un catéter especial (dispositivo que puede entrar dentro de un tejido o vena), que va desde la ingle hasta la arteria renal. Este ‘quema’ el nervio simpático renal, genera   daño parcial e impide  la liberación de la  sustancia   (ver infografía).
    
Para sus creadores,  esta cirugía   es la mayor   innovación   en  la especialidad      desde que aparecieron    los fármacos hace 50 años.

   
La creación del catéter  con que se realizó   la operación   es calificada   como el invento médico más importante  del  año pasado.
 
La   nueva  intervención    quirúrgica  sorprendió a  la medicina mundial. En países como   Chile,  Argentina, Brasil, Inglaterra, Estados Unidos....   las sociedades científicas  analizaron la incidencia de  la enfermedad y los medios de comunicación    recogieron   la  información.  

Únicamente en el primer país, la enfermedad         afecta  a 540 000 personas.  En  Ecuador, hace 10 años  se hizo      el estudio denominado  Prethae. Allí participó el médico cardiólogo   Miguel Bayas. Luego de estudiar a personas  de Quito, Guayaquil y Cuenca se determinó que el 28% de ecuatorianos  sufre de   hipertensión.
  
Bayas     trabaja  en el  Hospital Vozandes (Quito) y dice que ese porcentaje  aún  es considerado de referencia.  Con base en este dato,    a la fecha,  en el  país   3,9 millones de  personas  viven con hipertensión arterial.   En el   Ministerio de Salud no hay     cifras.

Édwin  Guzmán es otro  médico  cardiólogo. Él   trabaja en el Hospital Carlos Andrade Marín (IESS) y  desde Quito siguió las noticias de la     cirugía contra la
hipertensión.  Él tiene  más de 30 años  en la especialidad   y ha visto muchos avances contra  este mal. 

Del    último logro, el doctor dice que es un paso acertado y espera     evidencias científicas concretas.
 
Guzmán señala que   las  operaciones practicadas   son  “muy antiguas”,  pero que hasta ahora se aplicaban  contra   la hiperhidrosis, es decir, para frenar la sudoración abundante.

La presión elevada tiene divisiones. En la llamada primaria, que afecta al 95% de  personas, la causa no está determinada científicamente.   Mientras que  en   la secundaria, que cubre el 5% restante, se ha establecido como causa principal la alteración en el riñón. Dentro de este grupo hay otras causas, como la hipertensión renovascular. Esto quiere decir que la hipertensión afecta  a la arteria renal, el bazo que lleva  la  sangre a    los riñones.

El médico Paul Sobotka, jefe médico de  Ardian,  compañía  que desarrolló  el catéter  para la cirugía,    manifiesta   que  “es  esta  la primera  vez que  se puede pensar   en  una   cura definitiva para la presión alta, hecho que antes  no ocurría en esta especialidad”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)