17 de febrero de 2018 14:08

El número de citas en el IESS aumentó 60% en cuatro años

Patricio Cedeño esperó 4 meses por una atención en otorrinolaringología. Luego, en 8 días le hicieron un examen.

Patricio Cedeño esperó 4 meses por una atención en otorrinolaringología. Luego, en 8 días le hicieron un examen. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Valeria Heredia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Similar a un viaje de aventura. Así es el recorrido de quienes buscan agendar una cita en los servicios de salud del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Al marcar el 140 del ‘call center’, afiliados como Patricio Cedeño saben que algún día llegarán a su destino, pero no cuándo ni cómo.

El hombre, de 54 años, es tendero y lleva dos años de aportaciones voluntarias. Al mes paga USD 84. “Bienvenido al servicio de citas médicas del IESS” fue la primera frase que escuchó en agosto del 2017. Buscaba ser chequeado por especialistas en otorrinolaringología, oftalmología, urología y para una cirugía de várices.

El Seguro Social recibe cientos de miles de pedidos de citas médicas por año, así que el pedido de Cedeño fue atendido parcialmente.

Las cifras muestran que la entrega de turnos en el Seguro Social se ha incrementado un 60% en cuatro años. Las citas agendadas en el período 2014 y en el 2017 pasaron de 4 538 301 a 7 245 193, según el IESS.

iess

Para Manuel Vivanco, quien fue parte del Directorio del IESS, la demora en los turnos son consecuencia de una decisión del 2010, cuando se aprobó la cobertura médica a los hijos de afiliados.

Antes del 2007 -dice- el servicio en el Seguro no era óptimo. Tenía limitaciones, pero la reforma “agravó la situación”.  En el 2014, por ejemplo, a los casi 3 millones de afiliados cotizantes se sumaron 4,1 menores de 18 años, que adquirieron el derecho gratuito a la cobertura. Con ello, la presión para atender a un mayor número de beneficiarios aumentó.

En redes sociales y en dispensarios médicos, las personas se quejan. Así lo constató este Diario al hablar con 10 afiliados. Consiguieron citas en un promedio de cuatro meses.

Dos son los canales para obtener turnos: ‘call center’ e Internet. Quienes buscan un chequeo deben apuntar a una de las especialidades de primer nivel, conocidas con el nombre de puerta de entrada, son: medicina general y familiar, ginecología, pediatría, odontología y psicología.

En septiembre del 2017, Cedeño logró un turno, pero con un médico general. Lo obtuvo tras un mes de intentos.

El doctor lo revisó y lo derivó a la especialista en otorrinolaringología. Su tiempo de espera fue de cuatro meses.
La médica Anareisi Mesa lo atendió a mediados de enero en el dispensario La Mariscal, en el norte de Quito, y le pidió someterse a un examen de la garganta. Afortunadamente -recuerda- no tuvo que aguardar tanto tiempo, en una semana le hicieron la prueba.

Pero la espera no terminó para este morador de Calderón. Tuvo que ir a una clínica privada para el chequeo urgente de su ojo, producto de un accidente previo, y aún busca la opción de someterse a la cirugía de várices en el Seguro.

No es el único caso en el que los afiliados deben esperar meses. Elsa, de 58 años, ha aportado desde hace 30. En agosto del 2017, un accidente afectó una de sus costillas. La atención por emergencias fue ágil, pero aún busca un especialista para la terapia de rehabilitación.

En agosto intentó tomar un turno, así le pidió el médico. Lo obtuvo para octubre, pero la llamaron y se aplazó para enero. Hasta la fecha no ha logrado aliviar su malestar.

La gestión de citas médicas abarca cuatro modalidades: primeras, subsecuentes, referencias e interconsultas.

Daniel Rodríguez, director del Seguro General de Salud Individual y Familiar, explica que el acceso se puede dar desde hospitalización, emergencia y ambulatorio.

Para atención ambulatoria, que corresponde a diagnósticos y terapias sin hospitalización, el tiempo de espera es de hasta 10 días, respondió el IESS. En este grupo se incluye al 83% de los afiliados atendidos en el 2017. De ellos, 34% fueron chequeados hasta en cinco días y el 49%, en 10 días.

Los plazos mayores de atención ambulatoria -reconoció el Seguro, vía e-mail- tienen otro mecanismo de gestión. Corresponden a atención de citas subsecuentes. Ahí, el tiempo de asignación se basa en la toma de decisiones clínicas o la evaluación médica.

Para mejorar la atención, el IESS apostó a la construcción de nueva infraestructura. Es así como entre el 2015 y 2017 se entregaron seis unidades médicas. En Quito están el Hospital del Sur y el Centro Médico de Diálisis La Mariscal.

Un aumento en el número de galenos fue otra de las medidas. El año pasado hubo 1 997 médicos generales. Esto es dos veces más de lo registrado en el 2014 (781). Lo mismo ocurrió con los especialistas. En el 2017 hubo 5 402 galenos. Esta cifra es tres veces más si se compara con el 2014 (1 857). Los sueldos de estos últimos demandan USD 12 millones al mes.

Pese a la inversión, los afiliados Patricio y Elsa siguen a la espera. Su estrategia de marcar al 140 desde las 04:00 no ha funcionado. Anhelan que su salud no se deteriore más.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (0)