26 de agosto de 2017 20:51

Harvey deja un muerto y temor a inundaciones catastróficas en Texas

Las últimas previsiones meteorológicas muestran cómo Harvey, degradado a tormenta tropical, barrerá la costa de este estado del sur del país en los próximos cuatro o cinco días, descargando a su paso torrenciales lluvias.

Las últimas previsiones meteorológicas muestran cómo Harvey, degradado a tormenta tropical, barrerá la costa de este estado del sur del país en los próximos cuatro o cinco días, descargando a su paso torrenciales lluvias. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El huracán Harvey, el más poderoso en golpear Estados Unidos desde 2005, se desplazaba lentamente por Texas, donde dejó al menos un muerto y amenaza con provocar catastróficas inundaciones.

Las últimas previsiones meteorológicas muestran cómo Harvey, degradado a tormenta tropical, barrerá la costa de este estado del sur del país en los próximos cuatro o cinco días, descargando a su paso torrenciales lluvias.

Harvey tocó tierra la noche del viernes como huracán de categoría 4 -sobre una escala de 5-, castigando sin piedad la pequeña localidad de Rockport, cercana a la ciudad de Corpus Christi, con vientos sostenidos de 215 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

La tormenta zarandeó edificios, anegó las calles, rompió ramas de árboles, tiró al suelo señales de tráfico y dejó sin electricidad a cientos de miles de personas en el Golfo de México, donde están las refinerías más importantes del país.

Aunque por ahora sólo ha muerto una persona, las autoridades temen que lo peor está por llegar: se esperan copiosas lluvias que inundarán Texas y posibles tornados.

El Servicio Nacional de Meteorología advirtió que una tormenta de esta potencia puede dejar áreas “inhabitables durante semanas o meses”.

La mayoría de vecinos de Corpus Christi -donde viven
325 000 personas- siguieron las recomendaciones oficiales y abandonaron sus viviendas para resguardarse.

“Nunca he visto algo así. Aquí hay vientos fuertes, estamos cerca de la bahía, pero nada que ver con lo de anoche”, contó a la AFP Brandon González, propietario de un comercio. “Estaba aterrorizado. Nuestro edificio tembló constantemente”.

Comercios y casas quedaron completamente destruidas y, seguramente, un gran número de vías se vieron afectadas de manera importante”, precisó el alcalde de Rockport, C.J. Wax, a la cadena de televisión MSNBC.

Al menos diez personas resultaron heridas por la caída de techos y árboles. El presidente Donald Trump declaró la noche del viernes el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que atender los daños de Harvey.

“Recuperarse llevará años”

Harvey perdió potencia en las primeras horas del sábado mientras se adentraba en Texas, por lo que fue degradado a tormenta tropical. El gobernador tejano, Greg Abbott, aseguró que en algunas zonas cayeron 50 centímetros de agua.

“Nuestra prioridad son las graves inundaciones” que se pueden registrar, explicó a la prensa. Por ahora varias localidades han sufrido “daños muy importantes”. Abbott también señaló que se han contabilizado 338 000 cortes de electricidad en todo el estado, que tiene unos 25 millones de habitantes.

El NHC alertó que “lluvias de esta magnitud causarán inundaciones catastróficas que pueden poner en peligro la vida de las personas”. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) subrayó de su lado que “éste será un acontecimiento frustrante y muy largo para el estado de Texas”. En consecuencia, “recuperarse de este desastre llevará años”.

Katrina, en la memoria

Los servicios de emergencia trabajaban bajo las adversas condiciones climáticas, pero la Guardia Costera logró rescatar por aire a 15 marineros después de que tres embarcaciones quedaran atrapadas en medio de Harvey.

Una persona falleció por “el incendio de su casa durante la tempestad”, según confirmó a la prensa un juez del condado de Aransas, en la costa texana. Trump, que no quiere repetir la tardía reacción del presidente George W. Bush con el huracán Katrina en 2015, informó que está siguiendo de cerca los acontecimientos desde Camp David, en Maryland (este).

En un tuit celebró que los gobiernos locales, estatal y federal “trabajan bien juntos” para afrontar el paso de la tormenta. Harvey se ha convertido en su primer gran reto doméstico desde que llegó a la Casa Blanca en enero. La semana que viene tiene previsto visitar Texas.

Brian McNoldy, experto en huracanes en la Universidad de Miami, afirmó que una fuerte presión atmosférica está impidiendo que la tormenta se disperse. “Puede que siga tres o cuatro días, incluso seis días”, predijo.

En la costa texana se concentra casi un tercio de la actividad refinadora de petróleo de Estados Unidos y el Golfo de México representa 20% de la producción del país. Según un reporte del sábado, 112 plataformas han sido evacuadas, que representan 24,5% de la producción diaria de crudo y 26% de la de gas.

Harvey ha revivido el trauma del huracán Katrina, que causó graves inundaciones y la muerte de 1 800 personas cuando azotó en 2005 a Nueva Orleans (sur), en el vecino estado de Luisiana.

La actuación de las autoridades fue muy polémica. Bush fue acusado de indiferencia ante la suerte de los habitantes de una región muy desfavorecida y mayoritariamente afroamericana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)