30 de septiembre de 2014 08:52

Las claves para entender las protestas en Hong Kong

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 0
AFP
Hong Kong

Las manifestaciones de miles de militantes prodemocracia, quienes ocuparon la sede del gobierno de Hong Kong para protestar contra las restricciones impuestas por Pekín en la elección del jefe del ejecutivo local en 2017, representa una de las crisis políticas más graves de esta excolonia británica desde su devolución a China en 1997.

UNA CIUDAD DIVIDIDA:

El descontento popular en este territorio autónomo chino ha registrado su mayor cota desde hace años. Las desigualdades crecientes, la afluencia de chinos desde el “continente” a los cuales se les imputa en parte el alza del costo de vida, explican algunos aspectos de este sentimiento.

Sin embargo, la principal razón de este enfado es la percepción que tienen los hongkoneses sobre una injerencia de Pekín cada vez mayor en los asuntos políticos de la ciudad, y su rechazo a democratizar por completo el proceso electoral.

LAS CUESTIONES EN JUEGO DE LA REFORMA A DEBATE:

Actualmente, el jefe del ejecutivo hongkonés es elegido por un comité electoral pro Pekín. China había prometido la instauración del sufragio universal para 2017, pero los militantes prodemocracia consideran que Pekín se contradice.

En efecto, China ha consentido que todos los habitantes de Hong Kong en edad de votar participen en la próxima elección. Pero sólo dos o tres personalidades seleccionadas por un comité de nombramiento podrán presentarse a los comicios.

Estas restricciones son inaceptables para el movimiento prodemocracia, ya que considera que, en este contexto, aquellos candidatos susceptibles de hacer críticas al Partido Comunista chino serían descartados.

LOS MILITANTES PRODEMOCRACIA:

Estos militantes son parlamentarios, universitarios, estudiantes y ciudadanos corrientes. Las jóvenes generaciones son más activas que las de sus padres, muchos de ellos refugiados comunistas o nacionalistas.

El movimiento más destacado es el Occupy Central with Love and Peace (OCLP). Dirigido por dos universitarios y un sacerdote, Occupy Central ha llamado a multiplicar los “actos de desobediencia civil”, cuyo punto culminante sería la ocupación del barrio financiero de la ciudad, cuyos rascacielos se han convertido en su emblema.

En junio, el movimiento organizó un referéndum no oficial en el que participaron casi 800 000 personas, en el cual una mayoría abrumadora se expresó a favor de ampliar las libertades democráticas.

Asimismo, una red de asociaciones pro Pekín organizó en agosto una manifestación en la que participaron decenas de miles de personas, aunque hay quienes acusaron a los convocantes de pagar a muchos participantes.

Una parte de los hongkoneses se opone a la estrategia de confrontación de Occupy, por el temor a un posible deterioro del ambiente comercial y financiero de la ciudad.

LOS FUTUROS ESCENARIOS:

Occupy Central debería llevar a la práctica sus amenazas, si no se alcanza un acuerdo. La eventual solución dependerá sobre todo de la respuesta de las autoridades.

Paralelamente, la reforma propuesta por Pekín deberá ser refrendada por dos tercios de los parlamentarios hongkoneses, a quienes los diputados prodemocracia llamaron a votar en contra.

En caso de rechazo del texto, Pekín advirtió que la próxima elección se desarrollará de acuerdo a las disposiciones actuales, es decir, sin la participación de 5 millones de potenciales electores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)