17 de mayo de 2016 07:55

Un hombre fue torturado y enterrado vivo antes de fugarse del cautiverio 

Imagen referencial. Un paquistaní permaneció secuestrado durante cinco años hasta lograr huir. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Imagen referencial. Un paquistaní permaneció secuestrado durante cinco años hasta lograr huir. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 4
Agencia AFP

Un paquistaní que permaneció casi cinco años secuestrado por grupos islamistas, hasta que reapareció misteriosamente en marzo, reveló este martes 17 de mayo del 2016 que recibió latigazos y fue enterrado vivo antes de lograr fugarse.

Shahbaz Taseer, hijo del gobernador liberal de la provincia de Punjab Salman Taseer, a su vez asesinado por un extremista en 2011, fue secuestrado el 26 de agosto de ese año en Lahore, en el centro de Pakistán.

En las primeras entrevistas acordadas desde que fue hallado el 8 de marzo, habló de los suplicios que le infligieron sus secuestradores, que presentó como islamistas uzbekos.

“Durante un año fui torturado, para que hicieran esos extravagantes videos hollywoodienses destinados a mi familia, con el fin de presionarlos a ellos y al gobierno”, contó a la CNN.

“Me hicieron cortes en la espalda con navajas, y me metieron sal en las heridas. Me cosieron la boca y me hicieron pasar hambre durante una semana. Me dispararon en la pierna, me cortaron carne de la espalda. Sangré durante siete días, y durante esos siete días no me dieron ninguna ayuda”, añadió.

“Me arrancaron las uñas de las manos y de los pies”, precisó también al servicio en urdu de la BBC, añadiendo que llegó a permanecer varios días enterrado vivo.

Taseer, que tiene algo más de 30 años, describió su supervivencia como “una victoria personal” , que logró gracias a la paciencia y la esperanza de volver a ver a su familia.

“La gente, los amigos y la familia me dicen: eres muy valiente, volviste, fue heroico. Pero eso no son cosas que pueda decir de mí mismo. Lo que puedo decir es que aprendí a ser muy paciente”.

El hombre recuerda haber sido trasladado varias veces de un lugar a otro, entre las zonas tribales del noroeste de Pakistán y el vecino Afganistán.

“Tuve mucha suerte de sobrevivir a dos ataques de drones (estadounidenses). En un ataque aéreo me encontré a menos de 100 metros del lugar donde cayó la bomba” , explicó a la BBC.

Según Shahbaz Taseer, sus captores querían cobrar dinero e intercambiarlo por 25 extremistas encarcelados.

Pero por lo que asegura, no hubo rescate ni intercambio. Dice que pasó de manos del Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) a los talibanes afganos tras unos combates en 2015. Entonces recibió ayuda de un talibán para escapar de su cautiverio.

El joven cuenta que se escapó el 29 de febrero, en Afganistán, y caminó desde la provincia central de Uruzgán hasta Pakistán, donde finalmente pudo llamar a su madre desde un restaurante del sur del país el 8 de marzo.

Poco después de su regreso impresionó a los internautas ofreciendo en Twitter, con el hashtag #AskST, detalles de su calvario y sus sentimientos cuando se reencontró con su esposa.

Shahbaz Taseer fue hallado una semana después de la ejecución del asesino de su padre, el gobernador Salman Taseer, a quien mató su guardaespaldas por defender una reforma de la ley paquistaní sobre la blasfemia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (3)