14 de marzo de 2017 17:25

Guillermo Lasso ratificó la gratuidad de la salud pública y visitó el hospital Vernaza en Guayaquil

Guillermo Lasso recorrió las instalaciones del hospital Vernaza en  Guayaquil. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Guillermo Lasso recorrió las instalaciones del Hospital Luis Vernaza en Guayaquil. Fotos: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 33
Redacción Guayaquil

Guillermo Lasso (Creo-SUMA) recorrió algunas áreas del Hospital Luis Vernaza de Guayaquil.

El candidato presidencial de la alianza Creo-SUMA llegó a las 11:00 de este martes 14 de marzo del 2017 a la calle Loja, en el centro de la ciudad, donde funciona el edificio de la Consulta Externa. A esa hora el área estaba llena de pacientes y de médicos que sabían de su visita. Los gritos de ‘Lasso presidente’ lo recibieron desde los exteriores hasta en los pasillos de los sitios que visitó.

Antes de ingresar le dijo a los medios que quería conocer cómo trabajaba “un ícono” de la atención en salud del país, pues el hospital es regentado por la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG).

Lasso destacó el servicio de la institución como un aporte de la sociedad civil al desarrollo de la salud en el país.

“Esa es la sociedad civil que queremos ver en el Ecuador, el ejemplo de la Junta y del hospital Luis Vernaza que atienden a guayaquileños y a todos los ecuatorianos”.

También explicó que en su gobierno se mantendrá la atención de salud gratuita y creará zonas francas para cubrir el déficit de clínicas y hospitales.

“Hay que trabajar en modelos públicos, privados y fundaciones como la Junta, porque es así como vamos a salir adelante y no con sectarismos ni desunión”, añadió.

Joseph Mc Dermott,
director del hospital, lo recibió y le mostró las diferentes áreas. Luego cruzaron la calle para visitar el edificio principal del Vernaza, una antigua edificación pero con tecnología y áreas totalmente modernizadas.

Guillermo Lasso recorrió las instalaciones del hospital Vernaza en  Guayaquil. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

En el patio del hospital un grupo de médicos, enfermeras y empleados lo esperaban. El oncólogo Francisco Plaza tomó la palabra para presentar un pliego de demandas de los médicos para “el presidente Lasso”.

Uno de los pedidos fue un reglamento único para concursos de cargos médicos para que “no sean clientes políticos del gobierno de turno”, dijo Plaza. Un escalafón de remuneraciones médicas, el reinicio de los cursos de posgrados paralizados hace ocho años, la inmediata salida de los médicos extranjeros. Así como eliminar el capítulo de mala práctica médica del Código Orgánico Integral Penal (COIP), por el que ya existen 560 juicios penales y médicos en prisión, según Plaza.

Lasso les dijo que acogía inmediatamente el pedido de que el servicio de salud gratuito del Ecuador, financiado por el Estado, debe estar manejado por médicos ecuatorianos. Añadió que la política pública no será en ningún caso de persecución para ningún profesional, menos para los médicos.

Luego el presidenciable se reunió en privado con Ernesto Noboa Bejarano, director del Junta, y otros directivos de la institución donde hablaron de los sistemas de salud.

En declaraciones a los medios, Lasso dijo que el Gobierno está desesperado y ya nadie le cree, cuando le preguntaron cómo el proyecto de legalización de terrenos Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, que envió el presidente Rafael Correa.

Según Lasso, en la campaña presidencial del 2013 él ofreció legalizar esas tierras. Pero cuando ganó la reelección Correa les dijo “vayan con Lasso, pídanle las escrituras porque yo no ofrecí eso. Luego los desalojó con la fuerza pública y ahora van con caras de buenos”, añadió. Y dijo que “lo pudieron haber cumplido en diez años y no lo han hecho, por eso están desesperados y nadie les cree”.

Sobre su patrimonio personal, en referencia a una crítica de los candidatos oficialistas, Lasso respondió que cumple con la ley. “Tengo la obligación de decirle a los ecuatorianos como siempre lo he hecho, no solo en procesos electorales. Mi patrimonio es público y no tengo vergüenza de él porque he ganado legítimamente el dinero y he pagado impuestos, el señor (Jorge) Glas no puede decir lo mismo que yo ni el señor Moreno, porque ellos no han pagado”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)