24 de marzo de 2017 10:07

Lasso plantea modernización en FF.AA.; Moreno destaca su rol en tiempos de paz

AP dice que trabajará con los militares; Creo ofrece un militar (r) en el Ministro de Defensa. Foto: Archivo

AP dice que trabajará con los militares; Creo ofrece un militar (r) en el Ministro de Defensa. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 95
Geovanny Tipanluisa

Los roces entre Gobierno y militares son sucesivos. El último conflicto se produjo el 5 de marzo pasado, cuando el presidente Rafael Correa cesó en sus funciones al entonces jefe del Ejército, Luis Castro.


Dos semanas antes, este oficial formó parte del Consejo de Generales que pidió que se respetara el pronunciamiento de los ciudadanos durante las elecciones del 19 de febrero.

Castro cuestionó al ministro de Defensa, Ricardo Patiño, porque se pronunció vía Twitter, un poco antes de que terminara el proceso electoral, y dijo que se rompió la cadena de custodia del material electoral. El Gobierno lo cuestionó.

Así, Castro se sumó a otros 16 altos oficiales de las FF.AA. que han sido destituidos por el régimen desde el 2016.

El conflicto Gobierno-militares y las posteriores salidas de comandantes comenzaron el 5 de febrero del año pasado.

Ese día, el Mandatario relevó a los entonces comandantes del Ejército, Marina, FAE y del Comando Conjunto, quienes horas antes cuestionaron públicamente el descuento de USD 41 millones de las cuentas del seguro militar (Issfa).

Ese tema originó plantones y movilizaciones del personal pasivo. Por eso, el entonces ministro de Defensa, Fernando Cordero, calificó de chiflados y sabelotodo a tres coroneles y a un general retirados que protestaban por el débito.

Lejos de resolverse la polémica, esta se agudizó y el 22 de junio del 2016, el Jefe de Estado sacó del cargo al entonces comandante de la Marina, vicealmirante Ángel Sarzosa.

Un mes antes, este oficial había pedido a Correa que rectificara sus declaraciones emitidas en el enlace del 14 de mayo del 2016. Allí, el Jefe de Estado habló de diferencias al interior de los liceos navales y aseguró que “ciertos comandantes” tenían un proyecto para contar con “una institucionalidad paralela a la del Estado”, con su propio sistema de salud, educativo, etc. Correa dijo que no discutirá con sus subalternos.

Luego vino el cese anticipado del entonces máximo jefe de los militares, vicealmirante Oswaldo Zambrano; y del comandante de la Fuerza Naval, Fernando Noboa (05/11/2016).

La razón de la salida se conoció cinco días después. Patiño indicó que era necesario “recomponer la disciplina” y que “en Fuerzas Armadas no puede tolerarse la indisciplina”.

Para entonces, Correa ya había pedido terminar las ine­quidades y desigualdades al interior de los cuarteles. Y el 21 de octubre pasado entró en vigencia la nueva ley del Issfa, que, entre otros aspectos, fijó en USD 50 000 el seguro de vida para todo el personal de la fuerza pública. Antes, ese monto era diferente para la tropa y para los oficiales. Además, se fijó un tope para las pensiones de este segundo grupo.

Las propuestas

Frente a estos hechos, el candidato de Creo, Guillermo Lasso ofreció respetar a las Fuerzas Armadas e insistió en la necesidad de impulsar un plan de “modernización consensuado” de la institución militar.

El 20 de enero del 2017, mientras se firmaba el denominado acuerdo nacional por la familia militar, el presidenciable aseguró que de llegar a ser Jefe de Estado, su Ministro de Defensa será un militar pasivo.

Cree importante fortalecer a las Fuerzas Armadas, devolver los colegios militares a las FF.AA. y respetar al Issfa (seguridad social militar).

Lasso advierte que todas las fuerzas militares en el mundo se basan en la jerarquía, disciplina y respeto, y que en su gobierno se cumplirá con esto.

Ante el personal retirado además dio su palabra de que respetará los fondos del Issfa.

El candidato de Alianza País. Lenín Moreno, en cambio, asegura que reconocen “el importante papel de las Fuerzas Armadas como institución de protección de derechos, libertades y garantías ciudadanas, como señala la Constitución”.

Ratificó la postura gubernamental frente al Issfa, para que todos los miembros de FF.AA. “gocen de las mismas garantías y beneficios sociales”. Moreno dijo que garantizará las pensiones completas y sostuvo que siempre ha mantenido “una excelente relación con los integrantes de las FF.AA.”, pues recuerda que fueron “un importante apoyo” en la Misión Manuela Espejo.

“Creo en el rol de los militares como agentes de la transformación social. Trabajaremos juntos para la paz. Nadie quiere un país de violencia”.

 En contexto

El 5 de febrero del 2016 se produjo la primera destitución grupal de los comandantes de las FF.AA. Ese día salieron cuatro jefes militares, luego de que se pronunciaran en contra del débito de USD 41 millones de las cuentas del seguro de los uniformados (Issfa).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (43)
No (9)