15 de septiembre de 2015 12:29

El fenómeno de El Niño mantiene en alerta al sector cañicultor

Congreso caña

El 14 de septiembre del 2015 se inauguró en Guayaquil el Congreso de Fitopatología y Entomología en Caña de Azúcar. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 1
Evelyn Tapia

Con la presencia de 60 técnicos especialistas en plagas y enfermedades de la caña de azúcar se inauguró este 14 de septiembre del 2015 en Guayaquil el Congreso de Fitopatología y Entomología en Caña de Azúcar, organizado por el Centro de Investigación Cincae.

Resistencia genética, bioseguridad, control biológico, análisis y control de plagas son los temas de la agenda de este evento que se extenderá hasta el viernes 18 y que incluye visitas de campo.

En el marco del evento de inauguración, uno de los temas que mencionaron los organizadores fue la preocupación en el sector por la posible llegada del fenómeno de El Niño. Raúl Castillo, director del Cincae indica que las pérdidas en producción serían de entre un 30 y 40%.

“Estamos preocupados por el fenómeno. Estamos con una estrategia de molienda intensiva, tratando de prever cualquier situación que se presente por lluvias antes de diciembre. Queremos moler la mayor cantidad posible”, señala Francisco Alemán, gerente del ingenio La Troncal.

Mariano González, presidente del directorio del ingenio San Carlos, señaló que el congreso es parte del trabajo constante del sector privado para mejorar la calidad de la caña, mediante el desarrollo de tecnología.

El Cincae lleva a cabo varios proyectos que han beneficiado la productividad del sector, como la producción de semilla de alta pureza genética y sanitaria producida de cultivos de tejidos o in vitro y el establecimiento de semilleros básicos y comerciales con semilla sana, que han permitido la disminución de los niveles de incidencia de enfermedades como raquitismo de la soca y escaldadura de la hoja, que antes alcanzaban valores superiores al 60% y ahora están entre 1 o 2%.

“Hoy el país tiene alternativas de variedades de caña que pueden enfrentar posibles eventualidades de plagas con más resistencia, pero es importante destacar que en lo que respecta a investigación ha sido primordialmente por parte de los ingenios privados”, destacó González.

Las inversiones y la investigación ha llevado al sector a incrementar su productividad de 75 toneladas por hectárea, hace 10 años, a las 90 por hectárea que es el promedio actual.

Otro reto del sector estriba en que la productividad y el número de hectáreas deben incrementarse a la par de la demanda de etanol para el plan del Gobierno de reemplazar la gasolina extra por ecopaís, que contiene un 5% de etanol (derivado de la caña de azúcar).

Gustavo Heinert, presidente de la Asociación de Productores de Alcohol del Ecuador (Apale), menciona que actualmente la producción de etanol es de 30 millones de litros anuales, que se irán incrementando hasta alcanzar los 100 millones, producto de las inversiones en destilerías que los tres principales ingenios han estado realizando desde que el plan del Gobierno arrancó.

“El decreto ejecutivo actualmente nos impulsa o presiona a invertir en destilerías, más del 100% cada ingenio. La idea es que se vayan incrementando nuevas hectáreas que se canalicen para el alcohol”, mencionó Heinert.

El representante del gremio añadió que uno de los puntos positivos de El Niño sería que luego de las lluvias intensas, se registran mayores tonelajes de caña, “eso favorecería al proyecto de combustibles”, dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)