13 de octubre de 2014 22:31

Guardias y presos tomados como rehenes en motín en cárcel de Brasil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Brasilia

Presos de una cárcel de Paraná (sur de Brasil) se amotinaron el lunes, 13 de octubre, y tomaron como rehenes a 12 guardias y un número no determinado de prisioneros, señalaron autoridades que agregaron que el diálogo para poner fin a la rebelión se retomará el martes.

"Se suspendieron las negociaciones esta noche y se retomarán mañana (martes) a las 7:00 (10:00 GMT)", dijo a la AFP el portavoz de la secretaría de Justicia de Paraná, Elson Faxina.

Representantes de la policía militar y un juez empezaron a negociar la tarde del lunes con los amotinados que, según medios de prensa, reclaman mejoras en las condiciones carcelarias y el traslado a otro penal de prisioneros por delitos sexuales.

El motín se inició la mañana del lunes en la cárcel de Guarapuava, en la zona central del estado.

Imágenes del canal Globo News mostraron a tres personas semidesnudas, presuntamente guardias, amarrados y sentados en el techo de uno de los pabellones del presidio, custodiados por presos que cubrían su rostro con camisetas.

"Tenemos una rebelión más, con 12 agentes rehenes. Es en una cárcel donde la mayoría de presos trabaja y estudia", dijo por su parte a la AFP el presidente del sindicato de Agentes Penitenciarios de Paraná (Sindarspen), Antony Johnson.

Un agente resultó herido y fue trasladado al hospital, luego de que los presos le lanzaran pegamento caliente, informó el sindicato.

Se trata de la quinta rebelión en poco más de un mes en cárceles de Paraná y, según el Sindarspen, el motín número 21 desde diciembre a la fecha.

A finales de agosto, en la penitenciaría estatal de Cascavel, un motín de 45 horas dejó cinco prisioneros muertos, dos de ellos decapitados, y daños en las instalaciones.

La cárcel de Guarapuava alberga a 240 presos. De estos diez llegaron trasladados precisamente del penal de Cascavel tras la rebelión de agosto, según la prensa.

"El sistema penitenciario de Paraná está pasando por una gran crisis (...). Los agentes están preocupados con todo el descuido y también están con miedo de trabajar porque todos los días somos rehenes en potencia y no sabemos si después del turno regresaremos a casa", aseguró el Sindarspen en un comunicado.

En Brasil hay actualmente 548 000 presos y hacen falta 207.000 plazas suplementarias para evitar el hacinamiento, según la ONG de derechos humanos Conectas, que trabaja en el tema.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)