24 de December de 2010 00:00

Cómo el ‘Grinchavo’ roba la Navidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lobo Feroz

Todos saben cómo es el Grinch (si usted no lo sabe, pregunte a sus hijos o a sus nietos), pero permítanme recordarles su descripción: una especie de ogro verde que odia los villancicos que la gente entona en Navidad.

Por eso, en Caracas y en La Paz los asesores cubanos, que nunca han escuchado villancicos, esos subproductos melodiosos del opio del pueblo (la religión, según Marx ), están prestos a acallar dichas expresiones dichosas de los susodichos supersticiosos que todavía creen en un Jesús vivo, en vez de creer en la divina momia dormida en el cementerio de Highgate, en Londres (Marx).

Los ecuatorianos somos buenos, no somos tontos; los neocastristas son malos, no son tontos.

El Grinch se presenta como el salvador de la Navidad, pero es su destructor. Dice que está en contra de los regalos navideños, pero lo que odia son los villancicos.

No debe sorprendernos este cinismo. Antes de subir al poder, fue golpista, ahora odia a los golpistas. Antes de subir al poder, imploraba respeto a la democracia, hoy pisotea todos los derechos.

Llama gorilas a sus colegas uniformados de derecha, pero él mismo es King Kong. Dijo diablo a su colega Bush, pero él mismo venera al satánico fundamentalista que mató a inocentes argentinos.

La democracia es siempre moderada, de centro. En cambio, los extremos se juntan. Por eso no se sorprendan de que el Grinch sea devoto de todos los Santos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)