12 de abril del 2016 00:00

Cercanía con partidos incide en gremios de colegiales

Dylan Morocho, presidente del Consejo Estudiantil del Mejía, ajeno a gremios. Mauricio Chiluisa, presidente de la FESE, exige cambios en educación. Augusto Espinosa, ministro de Educación, no reconoce a la FESE. Fotos: Vicente Costales / EL COMERCIO

Dylan Morocho, presidente del Consejo Estudiantil del Mejía, ajeno a gremios. Mauricio Chiluisa, presidente de la FESE, exige cambios en educación. Augusto Espinosa, ministro de Educación, no reconoce a la FESE. Fotos: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 8
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Diego Puente
(I) 
dapuente@elcomercio.com

Ambos tienen 19 años, manejan un discurso de izquierda y sostienen que representan a los estudiantes secundarios del Ecuador. Uno continúa como alumno del Instituto Nacional Mejía debido a que perdió un año, el otro ya se graduó del colegio durante el 2015.

El primer caso es el de Luis Tacuri, presidente de la recientemente formada Asociación Nacional de Estudiantes Secundarios (Andes). Es una alternativa a la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), dirigida por Mauricio Chiluisa. Ambos se acusan de representar posiciones partidistas, ajenas a la representación colegial.

En la cabeza de Tacuri hay dos cicatrices debido a un ataque que recibió el pasado 27 de febrero. Un día después de que lo amenazaran por hacer pública la formación de Andes. “Me dijeron gobiernista y mano derecha del Rector”.

Reconoce que la FESE, creada en 1966 y convertida en uno de los brazos políticos del viejo MPD, consiguió mejoras. Pero cree que perdió la brújula. “Su discurso es ‘fuera Correa, fuera’. Pero no dicen qué hay detrás de eso”.

El congreso en el que se creó Andes se produjo en la Asamblea Nacional, en diciembre del 2015. Unos 500 estudiantes de diversos colegios se reunieron. El apoyo de las funciones del Estado ha sido constante. Para las reuniones provinciales han usado las casas legislativas y salones del CNE.

Tacuri niega que sea gobiernista y manifiesta que ha reclamado en más de una ocasión por las políticas educativas. Acepta que el Ministerio de Educación les ha ayudado a conformar los estatutos con los que pretenden inscribirse.

El 1 de marzo de este año, el ministro Augusto Espinosa colgó en su cuenta de Twitter una foto con integrantes de este gremio. Escribió: “Grato escuchar importantes reflexiones sobre educación de los dirigentes estudiantiles de Andes”.

Con quienes no se ha reunido Espinosa es con la FESE. En una entrevista con este Diario, una vez más sostuvo que ese gremio “no existe” pues no tiene representación estudiantil. Consultó qué edad tienen y en dónde estudian sus cabezas, pues ya no son secundarios. Dijo que están en contacto con los verdaderos dirigentes.

Mauricio Chiluisa, presidente de la FESE, comentó que los “gobiernos de derecha” siempre han tratado de deslegitimar a esta federación.

Ninguna de las dos organizaciones está inscrita en ese Ministerio. “Desde aquí se trabaja directamente con los estudiantes secundarios con diálogos y talleres en las oficinas o en los colegios”, informó la Cartera, vía correo electrónico.

Chiluisa fue elegido hace dos años en un congreso nacional, con 500 estudiantes de 20 de las 24 provincias. En los estatutos de la FESE se establece que todos los matriculados de primero a sexto curso son miembros. Premisa que no es compartida. La FESE es parte del Frente Popular, que agrupa a los gremios de maestros, universitarios, colegiales y trabajadores (UNE, FEUE, FESE y FUT), del extinto MPD. Y del colectivo de Organizaciones Sociales, opuesto al Gobierno.

Otros dirigentes de la FESE han sido incluso candidatos del MPD. “No estoy afiliado al MPD, comparto sus pensamientos”, aclaró Chiluisa, quien estudia en la U. Técnica del Cotopaxi. La entrevista fue en el edificio de la UNE, en donde la FESE tiene un espacio. Para él, el nacimiento de Andes es parte de una política de división del Gobierno.

Remigio Jaramillo, del Montúfar, no se siente representado ni por Andes ni por la FESE. Para él es hora de “refrescar el discurso” para unir a los adolescentes. La opinión la comparte Dylan Morocho, presidente del Consejo Estudiantil del Mejía.

Los colegios municipales tampoco están cerca de estos gremios. Iván Izquierdo, del Benalcázar, no ha recibido invitación para participar de ellos. Han trabajado en otros procesos de integración, como la Red Cenit, que integra a colegios sudamericanos. Las acciones se encaminan a mejorar la calidad de la educación.

Alejandro Madrazo, presidente del SEK, no se siente identificado con las dos organizaciones. Trabaja en conjunto con otros consejos estudiantiles privados. En un grupo de WhatsApp están los representantes de 20 colegios que han ejecutado iniciativas sociales y también han fomentado la unión a su manera.

Los gremios de estudiantes secundarios no deben limitarse al partidismo, apunta Gonzalo Criollo, presidente del Consejo Estudiantil del Montúfar. “Cuando dependen de un partido, por el dinero u otros temas, lastimosamente se vende la lucha para después, en tiempos de campañas, mover banderas a favor...”.

Él, luego de una suspensión, ocurrida tras una manifestación, volvió ayer a su plantel. Rechazó “actitudes oportunistas de dirigentes que, aprovechando la coyuntura, buscan llevarse esta lucha, que es de las y los estudiantes”, en relación a invitaciones de partidos a unirse a sus filas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)