29 de julio de 2015 11:49

El golpe blando se analizó entre el Presidente y los asambleístas de AP

En Carondelet, el presidente Rafael Correa, se reunió con los miembros de Alianza País. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

En Carondelet, el presidente Rafael Correa, se reunió con los miembros de Alianza País. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 153
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 1
Contento 10
Redacción Política (I)

Desde las 08:30 del 29 de julio del 2015, los legisladores del bloque de Alianza País (AP) mantienen una reunión en el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet. En la cita se revisarán los avances en la agenda legislativa para este año y también se establecerán las estrategias políticas para los próximos meses, a los que el Primer mandatario, Rafael Correa, calificó como políticamente complicados.

El asambleísta Miguel Carvajal dijo que la reunión forma parte los encuentros periódicos que mantienen con el Presidente. Sobre las marchas anunciadas para los próximos días, Carvajal señaló que la Constitución y el Estado deben proteger todo tipo de expresión democrática y política. Sin embargo, puntualizó que como Asamblea rechazan todo tipo de violencia. “Hay que diferenciar lo que son movilizaciones y expresiones políticas democráticas de las acciones desestabilizadoras”.

El también oficialista Gabriel Rivera ratificó que se abordarán los temas de la política nacional y además la implementación de los diálogos. Sobre el paro del 13 de agosto, dijo que es injustificado ya que este Gobierno “se ha preocupado por los más desposeídos y los dirigentes no pueden representar esos intereses”. Añadió que cierta izquierda “se convierten en la llanta de emergencia de la derecha y la banca que está organizada”.

Si bien la reunión entre las autoridades fue a puerta cerrada, se permitió el ingreso de la prensa por unos 90 minutos. En el encuentro, el asesor presidencial, Carlos Vaca, hizo una presentación a los legisladores en la que explicó las fases del denominado golpe blando y cómo este se estaría aplicando en el Ecuador.

El Primer Mandatario presentó en cambio las cifras de de su popularidad y aseguró que pese a los ataques políticos, sigue gozando del amplio apoyo ciudadano. “Ustedes saben lo que es que un Gobierno después de ocho años en el poder tenga el 57% de apoyo”.

Advirtió que en los próximos meses la estrategia de golpe blando continuará aplicándose: “ellos saben trabajar la psicología colectiva, esta va a ser la estrategia, llenar de miedo y de incertidumbre”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (9)