31 de diciembre del 2016 00:00

Gobiernos seccionales ajustan presupuestos y también obras

El cobro del impuesto predial está entre los principales rubros de ingresos de la Municipalidad de Guayaquil. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

El cobro del impuesto predial está entre los principales rubros de ingresos de la Municipalidad de Guayaquil. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Varias redacciones (I)
[email protected]

La priorización de obras, reformas presupuestarias y la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento fueron las estrategias que aplicaron los gobiernos autónomos descentralizados tras el ajuste en las asignaciones del Estado.

La entrega inicial de fondos para este año estaba prevista en USD 2 861,8 millones. Pero con el nuevo cálculo efectuado en función de la recaudación efectiva de ingresos permanentes y no permanentes, y en aplicación de la Ley de Equilibrio de las Finanzas Públicas, el valor bajó a 2 523,6 millones, en octubre pasado.

Obras en vialidad, como asfaltado de calles y vías, y adoquinado; mejoramiento de barrios, y programas sociales se priorizaron en algunos ayuntamientos y prefecturas.

La reducción en las asignaciones hizo que el Municipio cuencano y la Prefectura azuaya no cumplieron con su plan.

El Cabildo hizo dos ajustes en enero y noviembre por USD 11 millones, con lo cual su presupuesto de USD 295 millones se redujo. Se destinaron USD 147,6 millones para más de 150 proyectos y el resto fue para el tranvía.

El tesorero municipal, Wilson Campoverde, contó que no se ejecutaron los megaparques, remodelación de mercados, intervenciones en edificaciones y complejos deportivos. “En la priorización de obras no afectamos proyectos emblemáticos, obras en ejecución y programas sociales”.

La Prefectura de Azuay invirtió USD 58 millones en obras, pero quedó pendiente el mejoramiento de vías, presupuestado en USD 10 millones, que se hará en el 2017.

En el Municipio de Santo Domingo se hizo el asfaltado, alcantarillado y adoquinado, con un crédito del Banco de Desarrollo. El director financiero municipal, Juan Valencia, dijo que el 2016 se cerró con un recorte de USD 14 millones de los USD 47 millones que les correspondía recibir. Para cubrir esa brecha obtuvieron un préstamo del Gobierno de Corea del Sur para los estudios de alcantarillado de la zona B por USD 4,6 millones. El proyecto será ejecutado en el 2017 con un crédito local.

El prefecto de Santo Domingo de los Tsáchilas, Geovanny Benítez, no contrató nuevo personal, no adquirió maquinaria ni consultorías. Hizo cuatro reformas presupuestarias y renegoció una deuda.

De esa forma, dice Benítez, ejecutó la mayoría de obras previstas con excepción de la rehabilitación y mejoramiento de las vías a comunas rurales.

El presupuesto de la Prefectura de Carchi bajó a USD 12,5 millones, tras la disminución de 2,8 millones que realizó el Gobierno. Según el prefecto Guillermo Herrera, eso afectó a la vialidad y el riego. Para suplir la falta de recursos se buscaron préstamos no reembolsables en instituciones internacionales que promueven el desarrollo de las zonas rurales.

Herrera firmó un acuerdo con la Comunidad Andina de Naciones para que la Unión Europea financiara un proyecto ambiental binacional con Colombia por USD 800 000. Japón apoyará varios proyectos por USD 500 000.

El Municipio de Guayaquil no hizo ajustes en el presupuesto ni en obras. Según la vicealcaldesa Doménica Tabacchi, no hubo cambios por dos estrategias: la alianza estratégica público-privada y austeridad en el gasto.

La Prefectura del Guayas sí hizo ajustes como el asfalto de menos cantidad de vías. Los recortes sumaron USD 40 millones. “Este año inauguramos las vías que se contrataron en el 2015 y aún tenemos cuatro más que inauguraremos entre enero y marzo del 2017. En realidad, en el 2017 se sentirá el golpe, solo asfaltaremos ese año tres vías”, dijo el prefecto Jimmy Jairala.

El Municipio de Ibarra hizo una parte de obras de vialidad y no se cubrieron las vacantes de personas que renunciaron, según Arturo García, director financiero del Cabildo.

Según Deyton Alcívar, alcalde de Chone y segundo vicepresidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador, las asignaciones a la mayoría de municipios fueron pagadas hasta noviembre. Para Manabí y Esmeraldas sí están al día, por la emergencia del terremoto. “Incluso lo del IVA estamos recibiendo en efectivo”.

Las prefecturas de Azuay, Santo Domingo de los Tsáchilas y los municipios de Cuenca y Santo Domingo cerraron el año fiscal con la asignación pendiente de diciembre. El tesorero del Municipio de Cuenca, Wilson Campoverde, dijo que esos valores les acreditan a inicios de enero.

El 12 de este mes, el presidente Rafael Correa se reunió con 13 prefectos para llegar a acuerdos por una deuda por la devolución de IVA y para obras de riego y drenaje. El Ministerio de Finanzas dijo que son USD 7 millones por ese rubro. Correa indicó que este mes se abonará una parte.

En contexto

Según el director ejecutivo del Congope, Edwin Miño, hasta ayer la deuda con las prefecturas era de más de USD 232 millones. Aseguró que las transferencias se han cumplido hasta noviembre, con excepción del monto designado para las obras de riego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)