31 de March de 2010 00:00

Las garantías que pide China son normales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción CuencaEntrevista del día /  Patricio Díaz. Presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos de Azuay

¿Cuál es su lectura  sobre los tropiezos en  el  financiamiento para  el proyecto  Coca-Codo Sinclair?El  proyecto tiene varios años en carpeta y muchas  dificultades por diferentes cosas. Hubo gobiernos que no quisieron afrontar el reto, el actual  tiene buena fe. Sin embargo, en  las negociaciones parece  que no encuentra el rumbo adecuado. Primero conversó con los argentinos, querían invertir, pero después de tanto diálogo y negociación todo  fracasó. Luego fue con los chinos y  el resultado  es conocido.En su opinión, ¿qué sucedió en este último caso?Lo que percibí es que los chinos quieren una garantía por  el dinero que  invertirán. Esos  inversionistas dieron un pie atrás porque vieron que en el  proyecto había algunas deficiencias. Por ejemplo, la zona donde se ubicaría  el proyecto está cerca de volcanes y  eso genera inseguridad. Si  se presentase una  erupción, el agua que aprovecharía el Coca-Codo estaría en malas condiciones y generaría problemas.¿Esa es una razón para que los financistas chinos pusieran condicionamientos?

¿Por qué está aquí?Su experiencia. Presidencia del Colegio de Ingenieros Eléctricos del Azuay. Fue parte del Directorio de la empresa municipal Etapa en Cuenca.    Su punto de vista. El Gobierno debe ceder su posición en la negociación. La intención  es que el país y los inversionistas ganen en este proyecto.

Exacto. Para poder entregar el dinero pusieron ciertas condiciones. Eso es normal, eso lo hace todo el mundo que  presta dinero. Eso parece que  disgustó al presidente (Rafael Correa). Creo que el Presidente pensó que al ser China y, al tener alguna alianza,  le iban a dar no más el dinero, pero no fue así. Ellos  quieren garantías porque la inversión es alta.El vicepresidente  Lenín Moreno abrió la posibilidad de reanudar  la negociación con China. ¿Cómo ve ese cambio de postura?Es importante y está  bien. Mientras el Gobierno y los inversionistas chinos tengan  apertura, es saludable para el país en función de que se logren acuerdos concretos para la construcción.Usted ha señalado que existen  riesgos  en este  proyecto, ¿cuáles son?Hay varios riesgos. Por ejemplo, las vibraciones, los movimientos telúricos que puede presentarse por estar en una zona volcánica. Eso debilita la presa y la estructura de la central. Otro riesgo es la ceniza que caería en  los ríos que llegarán a la central. El agua y la ceniza  generan sedimentos. Es exactamente lo mismo que pasó en la Central Agoyán cuando erupcionó el volcán  Tungurahua.¿Qué  sucede en   una  hidroeléctrica cuando llega agua con ceniza?El agua se hace lodosa, eso ya es un problema grave porque genera sedimentos. Además, las turbinas de generación también se ven afectadas, a pesar de que tienen filtros, el agua sí necesita cierta pureza, cierta fluidez. Con el agua lodosa la generación eléctrica es imposible. Es fácil ver la afección de una  turbina porque cuando se hace mantenimiento se  ve que está algo porosa y eso ya amerita un cambio. En el embalse también se empoza el sedimento y disminuye la capacidad de almacenamiento.En su análisis, ¿por qué no se logra concretar la construcción de este proyecto?Hay muchas razones. Pero un escenario es la forma de ser del Presidente y sus negociadores. No quieren ceder y cuando se está negociando hay que saber ceder. Nadie  regala la plata y  todo inversionista pretende réditos. Los países quieren garantías del dinero, quieren el retorno de su inversión y me parece que en esos términos de la negociación   no logran ponerse de acuerdo. El beneficio  debe ser mutuo.¿Cómo afectan  estas dilaciones en  la construcción de la central hidroeléctrica?Estos proyectos demoran años en estar listos. El Coca-Codo-Sinclair tomará unos  cuatro años o quizá más. Eso quiere decir que durante ese tiempo no tendremos esa electricidad. No sé si el país logre obtener energía alternativa que nos permita afrontar los racionamientos.¿Cuáles son las alternativas para que el país amplíe su oferta de energía hidroeléctrica y no dependa  de Paute? Hay  proyectos hidroeléctricos regionales o locales. Las prefecturas de Azuay y El Oro tienen  los proyectos Minas y La Unión y    deben potenciarse. Si no se puede con los proyectos grandes, hay que propiciar los pequeños. Estos se hacen en menos tiempo, no generan mucho, pero ayudan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)