16 de noviembre de 2014 18:51

Los familiares de Gabriela Díaz aún esperan que se resuelva el caso

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3

Redacción Sierra Centro

“Gaby, te extrañamos”, decía uno de los carteles que sostenían los amigos y familiares de Gabriela Díaz. Ellos se congregaron en los exteriores de la Unidad Judicial de Riobamba, para exigir justicia en el caso de la joven riobambeña que se quitó la vida después de ser violada.

El juicio contra los dos presuntos responsables del ilícito no se efectuó debido a que el fiscal encargado del caso no pudo acudir por una complicación médica. El juez resolvió postergar la cita legal y no se informó la nueva fecha.

“Asignaremos una nueva fiscal para que pueda encargarse del caso y resolverlo con agilidad, que es nuestro deber”, dijo Galo Chiriboga, fiscal General del Ecuador.

Gabriela tenía 19 años cuando falleció el 8 de abril del 2014. “La depresión, la angustia y los continuos ataques de estrés postraumático que sufría después de haber sido violentada sexualmente la obligaron a quitarse la vida”, contó su madre Jeaneth.

Ella la describe como una joven alegre y amiguera, le gustaba jugar con su gato y siempre se destacó por las buenas calificaciones que obtenía en la Universidad Nacional de Chimborazo, donde cursaba el segundo semestre de enfermería. Pero su personalidad cambió el 2 de julio del 2013.

Ella salió de su casa con dos de sus amigos más cercanos, a quienes después los acusó de haberla violado. “Gaby me contó 15 días después lo que le había pasado. Nos abrazamos y nos sentamos a llorar las dos”, recordó Jeaneth.

Cuando la joven supo que otra amiga suya estuvo cerca de ser agredida por las mismas personas decidió que era necesario acudir a la Fiscalía de Chimborazo para denunciarlos. Ese día empezó una lucha legal para su familia que aún no termina.

Sus presuntos agresores fueron detenidos el 1 de mayo del 2014 en Quito y Cuenca. Además se allanaron sus viviendas para recuperar evidencias como fotografías, computadoras, prendas de vestir y bebidas alcohólicas, que según la Fiscalía, determinan indicios de responsabilidad penal.

A pesar de que la joven falleció, sus amigos y familiares aún esperan que los dos presuntos culpables paguen por su delito, por eso se organizaron para pedir justicia en las redes sociales para difundir su caso.

La campaña se denomina ‘Justicia para Gaby’ y consiste en tomarse fotografías grupales y selfies con carteles sobre la violencia sexual y de género para luego publicarla en sus perfiles de Facebook y Twitter.

Varias personalidades como artistas y políticos se han sumado a la campaña que emprendió la familia. Uno de ellos es el ministro del interior, José Serrano, quien durante su intervención en la ceremonia de entrega de patrullas de vigilancia para Chimborazo, pidió un minuto de silencio para recordarla.

También el presidente Rafael Correa se pronunció sobre el caso en la sesión solemne de Riobamba, capital de Chimborazo, en la Sierra centro andina de Ecuador, a la que acudió como invitado de honor. “Es lamentable que las familias sigan sufriendo por casos como el de Gaby Díaz. No podemos permitir más violencia a las mujeres en el país”, dijo Correa en su intervención.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)