26 de May de 2015 21:16

Fondos privados se alistan para ir al Biess

El Fondo del Poder Judicial se asegura que los recursos que manejan son privados. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

El Fondo del Poder Judicial se asegura que los recursos que manejan son privados. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 129
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 55
Redacción Negocios (I)
negocios@elcomercio.com

Luego de que el pasado 15 de mayo siete fondos previsionales cerrados, entre ellos el del Magisterio ecuatoriano, pasaron a la administración del Banco del Afiliado (Biess), los 47 restantes esperan los resultados de unas auditorías que definirán su futuro. La mayoría cree que correrá la misma suerte.

Los resultados finales de las auditorías que certificarán si hubo aportes estatales a los fondos privados se conocerán a finales de julio próximo, aunque los resultados son previsibles. Los representantes de los fondos del Banco Nacional de Fomento (BNF), de la Gobernación del Napo y de la Gobernación de Bolívar confirmaron que hubo aportes del Estado.

Jack Veloz, representante legal del primero, creado en 1979 y que maneja un capital de USD 18 millones, cree que en agosto próximo se procederá al traspaso de los dineros al Biess. A mediados de julio se conocerá el informe final de la auditora Núñez Serrano.

El fondo de cesantía de la Gobernación del Napo está en una situación similar. Rocío López, la representante legal, cuenta que el fondo recibió aportes del Estado por USD 28 000 en el período 2003-2009.

Los 54 partícipes de este fondo, creado en julio del 2001, prefieren que el capital de USD 159 000 vaya al Biess porque creen que una entidad de mayor tamaño puede manejar mejor sus recursos, dice López.

Fausto Javier Silva, representante del fondo de la Gobernación en Bolívar, acepta que recibieron aportes estatales durante dos años, por lo que convocará a una reunión para comunicar a los 33 partícipes el paso de la administración a manos del Biess.

El caso del fondo del Poder Judicial de Quito es diferente. Su representante, Fernando Gándara, asegura que no hubo aportes estatales es este fondo creado en junio del 2003. “El fondo se nutre del 10% de aporte del afiliado y 10% de la institución”. Sin embargo, esperará el informe de la auditoría para ver qué acciones tomará.

La incertidumbre sobre el futuro de ese fondo se contagia a sus partícipes. Marcelo Ponce es afiliado desde hace cuatro años y está satisfecho con el servicio y la agilidad en la entrega de préstamos quirografarios. Teme que si los ahorros de los
1 800 socios pasan a la administración del Biess, la calidad de las prestaciones disminuya.

En otros casos, las exigencias de las autoridades de turno no dejarán otra opción que dejar la administración, cuenta
Carlos Reyes, representante legal del fondo de cesantía de la Universidad Nacional de Chimborazo.

El informe final de la auditora BDO estará en 15 días, pero un documento borrador anticipa que hace falta un centro de cómputo, registros y respaldos diarios. Al ser un fondo pequeños, con 600 partícipes y un capital de USD 5 millones, Reyes cree que no podrá cumplir con la “infraestructura burocrática que exige la Superintendencia de Bancos”, como tener más personal o infraestructura.

Los representantes de otros fondos de cesantía y jubilación como el de la Universidad Técnica del Norte, Tame, Colegio 24 de Mayo y Universidad Central del Ecuador, indicaron a que no pueden dar información sin la autorización de los interventores o que se debe pedir los datos directamente a la Superintendencia de Bancos.

La Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera aprobó el pasado 5 de marzo el cronograma del traspaso de 54 fondos complementarios previsionales al Biess, luego de que a fines del año pasado la Asamblea Nacional aprobara una reforma a la Ley de Seguridad Social para viabilizar este tema.

La decisión de pasar los recursos de fondos privados a una entidad pública como el Biess ha generado polémica y debate. El caso más emblemático ha sido el traspaso del Fondo de Cesantía del Magisterio, que cuenta con USD 430 millones en activos y cerca de 350 000 partícipes. Hace un par de semanas se intervino en varias oficinas con uniformados de la Policía, hubo detenidos y empleados despedidos.

Los dirigentes de este fondo se mantienen en que no ha existido aportes del Estado, mientras las autoridades del Régimen sostienen que informes del IESS señalan que sí hay, lo cual es suficiente para pasar su administración al Biess.

Este viernes se realizará una audiencia en Guayaquil por la acción de protección contra las autoridades del Biess.

En contexto

A mediados de este mes la Superintendencia de Bancos decidió que siete fondos privados pasen a ser administrados por el Banco del Afiliado (Biess) porque tienen recursos estatales. El resto de fondos espera que ocurra lo mismo, luego de conocer las auditorías.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (3)