24 de February de 2010 00:00

El Festival de Viña llega a su 51ª edición

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Mercurio,  Santiago de Chile, GDA y Agencias

Emocionado y conmovido. Así lució el pianista chileno Valentín Trujillo, durante el homenaje que  recibió en  la primera jornada del Festival de Viña del Mar,  edición  número  51.
La noche del lunes pasado, la Quinta Vergara lució llena. Trujillo es  conocido en el medio local por su participación en programas de televisión infantiles como Pin Pon, Profesor Rossa y en  Sábado Gigante.

El músico chileno interpretó la canción del cantautor chileno Víctor Jara, Te recuerdo Amanda, seguida por Todos juntos, de Los Jaivas, y luego de una corta presentación de sus hijos y nietos, el artista recibió el respeto del público expresado en las antorchas y la gaviota de plata.

Todos, de pie, lo ovacionaron por su actuación y trayectoria.

La noche tuvo más emociones. El tema La fuerza de la libertad, interpretado por dos niños y acompañado por el baile de un grupo de menores, fue el encargado de dar la partida, a la que siguió una coreografía del Ballet Folclórico de Chile,  inspirada en los pueblos originarios.

Al inicio, los  animadores, Soledad Onetto y Felipe Camiroaga, salieron del fondo del escenario entre bailarines que interpretaban diversos oficios, desde obreros hasta médicos, y las galerías mostraban banderas del Bicentenario y de Chile.

El primer artista que pisó el escenario fue Coco Legrand, quien con 35 años de carrera, risas y aplausos, mató todas las críticas que surgieron hacia la organización por darle el número de apertura del festival a un humorista, situación que no había ocurrido en los 51 años del evento.

El chileno desnudó a la sociedad chilena con un show cargado de críticas a las actitudes de los jóvenes, los inconvenientes de la vejez, la diferencia entre ricos y pobres en una rutina que le bastó para llevarse  los premios.

 Tras calmar al público, que no quería que el comediante abandonara la Quinta Vergara, comenzó la competencia internacional.  Los organizadores del festival se propusieron elegir la mejor canción de los últimos 200 años, para lo cual un jurado chileno seleccionó composiciones representativas de 10 países, muchas de ellas famosas mundialmente.

Durante la primera jornada compitieron los cinco primeros temas: Chile con El tiempo en las Bastillas, de Fernando Ubiergo; Italia con Volare, de Doménico Modugno; España con Eres tú, de Juan Carlos Calderón; Argentina con El día que me quieras, de Carlos Gardel; y México con Si nos dejan, del recordado  José Alfredo Jiménez.

Las emociones no cesaron. Con sus grandes éxitos y de la mano de la tecnología, Paul Anka encantó  en la primera jornada del 51° Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.
Los fans del canadiense tuvieron que esperar más de tres horas para verlo salir de entre la gente, mientras cantaba Diana, rodeado de cámaras fotográficas y manos ávidas del contacto de su ídolo. Anka utilizó la tecnología para revivir al ‘Rey del pop’ y con imágenes de Michael Jackson en la pantalla gigante cantó a dueto el tema póstumo This is it, tal como había prometido en la conferencia de prensa previa al show internacional.

Tras compartir la canción I'm not anyone con un video de Sammy Davis Junior y My way, con Frank Sinatra, el ‘Monstruo’ de la Quinta Vergara  quedó rendido a los pies de Paul Anka, quien se llevó las antorchas de plata y oro y  la gaviota de plata.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)