20 de July de 2009 00:00

La Feria del Libro tuvo convocatoria

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil 

Último día de  la Feria Internacional del Libro. El auditorio principal, habilitado para 800 personas, estuvo lleno todo el día. Igual ocurrió con los locales asignados a editoriales, librerías, revistas, periódicos, escritores nacionales y empresas que editan, distribuyen y venden material didáctico para   los niños.

Pablo Macías acudió con su esposa y sus hijas,  Martha y Verónica, de 16 años. Las gemelas, con antelación, sabían qué libro   comprar:   ‘Harry Potter y el misterio del Príncipe’, de la escritora británica J. K. Rowling. El  papá buscó la última novela del guayaquileño Jorge Velasco Mackenzie, ‘Tatuaje de náufragos’.

Los tres hallaron lo que querían y, además,  compraron otros  libros  con  descuentos. En el último día de la feria, las librerías y editoriales   participantes hicieron descuentos de hasta el 20%. Al inicio de este evento, el pasado 10 de julio, las rebajas anunciadas no sobrepasaron el 10%.

Luego, la familia Macías  se dio  tiempo para presenciar el programa artístico  en el auditorio. En ese momento, (11:30) se presentó un grupo de baile tradicional   guayaquileño.

“Valió la pena venir. La feria es  un espacio para que mis hijas vean que   los libros son otra opción para entretenerse   y aprender, por fuera de lo que leen en su colegio”,  dijo Marcia, la madre de Martha y Verónica.

Esa visión positiva también era compartida por los expositores que participaron en la Feria Internacional del Libro, Guayaquil 2009. Uno de ellos fue Rodolfo Quilantán,  cónsul de México en Guayaquil.  Él contó que la aceptación de la gente fue buena.

Fue el segundo año que, como país, participaron. Hubo buenas ventas, pero sobre todo  se  promocionó a editoriales como Conaculta y Educal, entre otras.

En el módulo de la editorial Océano, Nelson Carrera, gerente comercial, contó que los libros   ‘Harry Potter y el misterio del Príncipe’, ‘El niño con el pijama de
rayas’ y ‘La soledad de los números primos’ estuvieron entre los libros   más vendidos.

En total llegaron unos 100 expositores que ocuparon los locales habilitados en el Palacio de Cristal,  ex  Mercado del Sur. Entre los participantes no estuvieron las editoriales consideradas   grandes, como Alfaguara, Santillana. Pero   hubo una   representación del Fondo de Cultura Económica de México, que fue uno de los sitios más visitados, al igual que la editorialOcéano y ediciones Paulinas  y San Pablo.

También concurrieron librerías reconocidas, como  Mr Books, El Libro, Rayuela y  Distrilib (publicaciones jurídicas)...

Los escritores nacionales tuvieron   buena acogida. Sus publicaciones estaban en los  puestos del Ministerio de Cultura, de la  Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) y de la Campaña de Lectura Eugenio Espejo. En el primero, hasta ayer,  se entregaban libros gratis. Oficialmente se dijo que eran  10 000     de varias colecciones, como Bicentenario y Premio Nacional de Literatura.

‘Seco y volteado’, de Fernando Artieda,  fue uno de los libros que más se vendieron en el módulo de la CCE. De hecho, se lo presentó en la feria, al igual que los libros de los escritores Ernesto Carrión, Hugo Salazar, Carolina Patiño y Xavier Oquendo. La venta   fue significativa, dijo Iván Muñoz, funcionario de  la CCE.

Jorge Velasco Mackenzie y Miguel Donoso Pareja estuvieron entre los escritores que  también    presentaron sus obras. Se vendieron casi todos sus ejemplares. Ellos, al igual que otros 100 escritores nacionales, participaron en conversatorios  y talleres.

Igual tarea tuvieron  los escritores internacionales. Se destacaron, César Aira,  de Argentina; Iván Thays y Josefina Barrón, de Perú. También  Samanta Schweblin, de Argentina;  entre otros.

Jaime Drull, presidente de la Feria, calculó que  entre 270 000 y 280 000 personas había llegado durante los días. Para las 21:00, hora prevista para el  cierre de la Feria del Libro,  Pablo Macías, su esposa y sus hijas  gemelas,  esperaban estar en su hogar, descansando.

Los entretelones

En una sección de la Feria, algunos  escritores contrataron espacios para promocionar sus ibros. Dos ejemplos:  Francisca Kravarovich y  Yair Peña.

El Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Guayaquil aportaron     para la Feria. Según la organización, cada entidad entregó  USD  50 000.

La Feria también  fue un espacio para que medios de comunicación impresos, como revistas y periódicos se promocionen. También lo hicieron  los medios estatales   El Telégrafo, Ecuador TV y la Radio Pública del Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)