12 de febrero de 2016 22:28

Los familiares de Johanna Cifuentes recordarán una década de su muerte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 16
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Valeria Heredia
Redactora (I)

Diez años han pasado desde que Johanna falleció. Una década ha transcurrido desde que la joven de 19 años recibió 17 puñaladas. Precisamente, este sábado 13 de febrero, los familiares de ‘Johi’, como la llamaban familiares y amigos, se reunirán en la iglesia y en el parque de Chillogallo, en el sur de la urbe.

Le rendirán una misa y, posteriormente, cerca del árbol donde la apuñalaron colocarán girasoles y lanzarán globos al aire. Además, empezarán una campaña que se denomina a “10 años sin Johanna. Callar duele más”. Con esta iniciativa se busca hacer un llamado a la conciencia de las familias para evitar que se sigan cometiendo estos actos en contra de las mujeres.

Incluso, abrieron una cuenta en Twitter para generar debate sobre el tema del femicidio y los derechos humanos (#10añosJohanna). El evento se realizará a las 12:00.

La noche del 13 de febrero del 2006, cerca de las 22:00, la familia Cifuentes Rubio recibió la noticia de la muerte de Johanna, la tercera hija de esta familia que vivía en el sur de la urbe. La joven, que tenía 19 años, había recibido 17 puñaladas. La mayoría, en su rostro, pecho y brazos. Posteriormente, el hombre, con quien estuvo hablando en el parque de Chillogallo, le propinó otros en la espalda.

Slendy Cifuentes, hermana mayor de Johanna, relató que su hermana había terminado una relación y decidió continuar con su vida. Esta situación la llevó a salir de la provincia; viajó a Cuenca pero el hombre la seguía. “No tuvo descanso. Él siempre la buscaba”.

La familia de Johanna, la joven que tenía 19 años cuando falleció al recibir 17 puñaladas. Ellos realizarán una campaña para generar debate sobre los derechos humanos y el femicidio. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

Con el paso del tiempo, Johanna se mostraba con una actitud más tranquila. En varias oportunidades, sus familiares le preguntaron si su expareja la buscaba. Ella respondía negativamente. Días antes de su muerte, Paola Cifuentes, la segunda hermana, recuerda con nostalgia que ‘Johi’ le dijo que no va a tener hijos porque iba a morir joven. Cada palabra la desconcertó y las recuerda como si fuese ayer.

Paola y la familia Cifuentes Rubio cuentan que era una joven feliz, y solidaria, que le gustaban los niños y los animales. "Ayudaba a los perros, a las palomas y nos ayudaba con los niños de la casa. Era muy buena", relató Paola a quien se le quebró la voz en varias oportunidades.

Revivir el dolor que soportaron años atrás, dicen, no es fácil. Al principio sentían venganza y odio por la persona que les arrebató a su hija, hermana y prima. Ahora, y como hace 10 años, piden justicia.

Francisco Cifuentes, papá de ‘Johi’, miraba atentamente la foto de su hija durante la entrevista. La añora. La siente. Suspira cuando la recuerda. Es mi ángel, señaló. Para este hombre de casi 61 años, la pérdida es irreparable. Pero, mientras pasan los años ha decidido dejar de odiar y convertir ese sentimiento en fuerza, la misma que le permite apoyar a sus dos hijas: Slendy y Paola y la prima Mayra en la búsqueda de aquella persona que le quitó a un ser amado: su tercera hija.

Precisamente fue en el 2014, cuando Slendy con la ayuda de las redes sociales encontró a la expareja. Había partido hace 10 años con rumbo a Colombia; pero, lo ubicó en Venezuela. Tenía incluso la residencia en ese país. “Obviamente no estaba con su nombre verdadero y lo que le impactó fue que la foto del perfil era un ángel negro.

En ese momento, supo que debía actuar. Ella junto con la hermana y a la prima decidieron gestionar que se investigue esa cuenta de Facebook. Lo lograron y descubrieron que se trataba de la misma persona que hace 10 años estuvo involucrado en la muerte de su querida ‘Johi’.

Slendy golpeó varias puertas. Acudió a fundaciones y a las entidades encargadas del proceso y consiguió que el hombre sea apresado. "Los agentes de la Interpol nos ayudaron bastante. Nos guiaron y siguieron de cerca el caso", dijo.

En menos de nueve días lo consiguieron, fue detenido en Venezuela y luego salió con rumbo a Ecuador. “Nos comentaron que no había prestado resistencia y dijo que sabía sobre los cargos que recaían sobre él”, comentó.

El pasado 22 de enero, llegó a territorio nacional. Slendy cree que en poco tiempo podrán cerrar este círculo que les atormentó durante 10 años. “Como familia queremos que se haga justicia. Nada nos traerá de vuelta a ‘Johi’ pero confiamos que habrá justicia”. De igual forma se pronunció Jeanny Rubio, la madre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)