17 de January de 2010 00:00

Familia de Emme seguirá un juicio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

Una caja de cartón reciclado con flores secas guarda un tesoro para Andrés (nombre protegido): una figura de Buda de color caoba. Esa imagen estará en el centro del altar que armará en honor a su madre Natalia Emme.

El Buda fue un regalo de la psicóloga del pequeño, quien se lo dio luego de que su madre murió súbitamente el jueves, arrollada por un vehículo de la Fiscalía General del Estado.



Una marcha pacífica
En la red social de Facebook se creó un grupo: Justicia para Natalia Emme Bedoya. Tiene 2 997 miembros hasta el momento.
Allí se convocó a una marcha pacífica  para el próximo martes, a las 10:00. El sitio de concentración será la Tribunal de los Shyris y recorrerá hasta el edificio de la Fiscalía General del Estado.
Sus amigos y familiares fueron los creadores del grupo en Facebook. La descripción dice: “Este es un grupo creado para exigir justicia y apoyar a la familia de Natalia Emme, atropellada el 14 de enero por la esposa del Fiscal General (...)”.La mujer cruzaba la av. América cuando un Vitara SZ blanco, sin placas, la golpeó y mató al instante. Por el impacto se desgarró la arteria aorta y sufrió una hemorragia interna aguda.

Seis testigos acusan a la esposa del Fiscal General, Aliz Borja, de conducir el auto, pero un agente de seguridad del organismo, Wilson Velasteguí, asumió la responsabilidad.

Emme iba a cumplir 27 años el 1 de febrero y  hace dos meses consiguió el trabajo de sus sueños: organizaba bodas. “Siempre quiso trabajar planificando eventos. Ese trabajo fue la ilusión de su vida. Nunca había estado tan contenta”, contó su madre Elena Bedoya.

El jueves, ella salía de su casa a su oficina, en la compañía Vieja Hacienda. Minutos antes se despidió de su hijo Andrés, que iba a la escuela. “Naty siempre lo preparaba, se levantaba temprano, alistaba su lonchera y su uniforme. Era una madre muy dedicada”, relató su hermana Luisa.

Según un boletín emitido por la Fiscalía, la joven “cruzaba la calle hablando por celular”. No obstante, uno de los testigos del accidente, Javier Sánchez, explicó que su móvil “estaba guardado en su bolso. Su familia debería pedir a la empresa de telefonía el reporte de llamadas, para que se demuestre que  la Fiscalía mintió”.

La joven nació en Colombia, aunque desde los 7 años vivió en Quito. Sin embargo, le gustaba la comida y la música colombiana. “Amaba las arepas, la carne curadita, como le dicen allá, y los mariscos”, sostuvo Luisa.

Hace semanas, Natalia hizo un comentario extraño a su familia: “Cuando me muera quiero que pongan vallenatos. No quiero que lloren, porque voy a estar con Dios”, recordó su hermana.

Pero en la funeraria solo se escuchaban sollozos y cuchicheos. Sus familiares y amigos no podían creer que su vida se haya terminado de esa forma y con la polémica que se ha generado.

Una de sus amigas de la infancia, Verónica Tehanga, dice que perdió a “una de sus hermanas”. Pues su familia y la de Natalia eran muy unidas. Incluso, su hermano mayor vio el accidente, aunque al inicio no supo que se trataba de Emme.

La joven tenía planes de casarse este año, con su novio Josué, con quien tenía una relación desde hace dos años. “Ella quería darle una familia a su hijo”, dijo Luisa.

Ella se enteró de la muerte de su hermana mayor a las 14:00 del jueves. Escuchó un mensaje de voz en el que le expresaban sus condolencias por el accidente. Salió de inmediato desde la universidad hasta su casa y comprobó lo que le habían dicho.

Para ella estaba claro que la causante del percance era la esposa del fiscal,Washington Pesántez. Tenía las versiones de seis testigos que aseguraban que la mujer se bajó del asiento del conductor del Vitara blanco. No obstante, para la fiscal de Tránsito, Mariana López, más creíble fue la versión de Aliz Borja y del policía Wilson Velasteguí, quien se atribuyó la responsabilidad del hecho.

El abogado de la familia Emme, Modesto Estupiñán, anunció que planteará una acusación particular contra Borja. Pero el defensor de la mujer, Víctor Cevallos, consideró una “barbaridad acusar a su cliente de manejar el vehículo, cuando tenía un chofer”.

Gente que conoce a Borja dijo que ella no acostumbraba  manejar el vehículo, sino que siempre la iba a recoger su chofer. Sin embargo, Estupiñán está recopilando videos y fotos del arrollamiento que fueron tomadas por transeúntes y testigos.

Mientras los temas judiciales buscan salida, Andrés piensa en festejar su cumpleaños. El 25 de enero cumplirá 8 años. Natalia había planificado comprar los arreglos para la fiesta el viernes, luego de cobrar la quincena. El motivo sería: ‘Alvin y las ardillas’, los dibujos favoritos de Andrés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)