30 de diciembre de 2014 09:04

La familia que llegó tarde al vuelo de AirAsia y se salvó

Ari Putro Cahyon, su esposa, Christianawati y sus hijos, además de otros seis miembros de su familia llegaron tarde al vuelo de AirAsia. Foto: Tomada de Facebook

Ari Putro Cahyon, su esposa, Christianawati y sus hijos, además de otros seis miembros de su familia llegaron tarde al vuelo de AirAsia. Foto: Tomada de Facebook

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 6
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 48
Agencia AFP

Una familia indonesia de 10 personas escapó por milagro al vuelo de AirAsia que desapareció el domingo pasado, poco después de despegar, porque no llegó a tiempo al aeropuerto, indicó este lunes una de sus integrantes.

Christianawati, de 36 años, afirmó que 10  miembros de su familia, entre los cuales se encontraban su madre y su hermano menor, se habían dirigido al aeropuerto de Surabaya, en el este de la isla de Java, en Indonesia, para tomar el avión y celebrar el Año Nuevo en Singapur.

Los seis adultos habían reservado inicialmente el vuelo de 07:30, pero AirAsia los transfirió al de 05:30. "Ellos nos enviaron una carta y llamaron los días 15 y 16 de diciembre para informarnos que el horario de nuestro vuelo había cambiado, pero nosotros no recibimos esas informaciones", agregó Christianawati.

"Nosotros llegamos por lo tanto al aeropuerto para tomar el vuelo de las O7:30, pero nos dijeron que el horario de nuestro vuelo había sido adelantado a las 05:30 y que habíamos llegado tarde. Naturalmente, nosotros nos enojamos", afirmó ella.

"En el momento en que estaban imprimiendo los nuevos pasajes, nos enteramos de que el avión que había partido poco antes se había estrellado, de modo que anulamos inmediatamente nuestro vuelo", agregó.

"Yo estaba conmocionada por la noticia y lloré. Quizás Dios quiso que mi familia y yo no estuviéramos en el avión. Fue una bendición disfrazada", añadió ella.

Otra historia parecida es la del niño de 10 años Christopher Incha Prasetya, quien lloró largamente cuando sus padres cancelaron un viaje de cuatro días a Singapur por una enfermedad de su abuelo. Un día después, tuvo que ser convencido de que el avión en el que irían a viajar estaba desaparecido.

“Los niños estaban aún en vacaciones y Christopher se puso muy furioso cuando le dijimos que no podríamos ir”, dijo su madre, Inge Goreti Ferdiningsih, desde Surabaya. “Christopher no creyó que el avión estaba desaparecido hasta que le mostramos los tiquetes”, añadió.

Ferdiningsih aseguró que ella y su esposo, Chandra Susanto, pagaron cerca de 645 dólares de penalización por cancelar su vuelo con apenas un día de anticipación, en un viaje que harían junto a Christopher y sus otros dos hijos: Nadine, de 7 años, y Felix, de 5.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)