18 de abril de 2018 00:00

Exceso de velocidad en la vía Panamericana Norte en Ecuador

La carretera Panamericana, entre Quito y Tulcán, cruza por la zona urbana de varios lugares poblados, como Ibarra. Foto: Francisco Espinoza  para EL COMERCIO

La carretera Panamericana, entre Quito y Tulcán, cruza por la zona urbana de varios lugares poblados, como Ibarra. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Washington Benalcázar

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los conductores de un tractor de arado y de un furgón se recuperan de las heridas que les provocó el choque y volcamiento de los vehículos que conducían, el jueves 12 de abril del 2018, por la vía Panamericana E-35.

Las autoridades de Tránsito investigan si fue el exceso de velocidad la causa para que el automotor de carga impactara violentamente contra la parte posterior del vehículo pesado, mientras circulaban a la altura del cantón Antonio Ante.

Las dos máquinas quedaron con las ruedas hacia arriba, mientras sus ocupantes eran socorridos por paramédicos.

Este accidente se suma a otros 88 que han ocurrido en las carreteras de Imbabura, entre enero y marzo del 2018. En el país hubo 6 164 siniestros, que provocaron la muerte de 537 personas, según los datos de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT).

El exceso de velocidad es la segunda causa de los siniestros viales en el país, señalan las cifras de la ANT, correspondientes al 2018. La primera es conducir distraído por usar el teléfono celular, comer o maquillarse. La tercera, el irrespeto a las señales de tránsito, entre las más importantes.

Ante ello la ANT, mediante el proyecto Transporte Seguro, busca reducir el índice de accidentes en las carreteras. Además, realizó un estudio para determinar las vías en donde se ha detectado mayor cantidad de excesos de velocidad.

De acuerdo con la investigación, que incluyó a nueve de las principales arterias del Ecuador, la vía Panamericana, en el tramo Quito-Ibarra-Tulcán, es donde los conductores aprietan más el acelerador.

En este ramal se reportaron 411 excesos de velocidad, según el muestreo que se tomó entre el 1 de octubre del 2017 y el 28 de marzo del 2018. En este tramo vial solo hay un radar móvil en Imbabura y otro en Carchi que controlan los excesos de velocidad.
Mientras que el tramo Progreso-Santa Elena (E-45), con 15 registros de excesos de velocidad, es la vía con menor cantidad de este tipo de infracción.

La carretera Panamericana Norte además ha sido el escenario de accidentes que han dejado víctimas mortales, como el volcamiento de un autobús de la cooperativa San Gabriel, que cubría la ruta Quito-Montúfar (Carchi).

Ese suceso ocurrió en septiembre del 2017, en el ramal que cruza por Otavalo y dejó 24 muertos y 28 heridos.

El proceso judicial, por el delito de muerte culposa, continúa. Las autoridades aún buscan al chofer de la unidad, que se fugó tras el siniestro.

El ayudante del transporte interprovincial de pasajeros, que manejaba en el momento del accidente, fue sentenciado a cinco años de prisión.

Luis Yépez, abogado de uno de los afectados, comenta que las tragedias viales dejan lesiones físicas y psicológicas que perduran por años.

Según la Ley de Tránsito, el límite máximo de velocidad para vehículos livianos y motocicletas en las carreteras es de 100 kilómetros por hora (km/h). Mientras que el transporte de pasajeros puede ir a 90 y el de carga, a 70 km/h.

En los sectores perimetrales, el límite máximo de velocidad permitido es de 90 km/h para automóviles y motocicletas. Para los vehículos de pasajeros y carga, la velocidad máxima es 70 km/h.
A pesar de las disposiciones para evitar el exceso de velocidad, hay personas que siguen irrespetando los límites.

Para Fabián Troya, asesor técnico de la Escuela de Conducción del Club de Automovilismo y Turismo de Imbabura, están fallando los cuatro ejes de la seguridad vial. Él se refiere a la educación, concienciación, control y sanciones para los infractores.

Troya cree que a pesar que la Ley ordena que se imparta educación vial a peatones, pasajeros y conductores, desde la niñez, eso aún no se cumple.

Otra falencia es que no se concretó la formación del Control Nacional de Carreteras, una institución adscrita de la Policía, para que vigile que en las vías no haya excesos de velocidad, que las llantas no estén lisas, el uso del cinturón de seguridad, entre otros.

Además, Fabián Troya considera que las penas y las sanciones aún son blandas.

En contexto

Un estudio realizado en nueve carreteras del país con mayor índice de siniestralidad determinó que en la vía Panamericana, en el tramo Quito-Ibarra-Tulcán hay mayor cantidad de excesos de velocidad. Este factor es la segunda causa de accidentes en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)