19 de octubre de 2015 18:00

Evo Morales rompe el récord en la presidencia de Bolivia

El presidente Evo Morales mantiene una economía estable y creciente en Bolivia. Foto: EFE

El presidente Evo Morales mantiene una economía estable y creciente en Bolivia. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia AFP

Evo Morales se convertirá el miércoles en el presidente que más tiempo ha permanecido en el poder en Bolivia, donde goza de un sólido apoyo popular y un crecimiento económico sin precedentes.

El Mandatario, un indígena uru-aymara de 55 años, que comenzó a gobernar en enero de 2006, acabará con una plusmarca que ostentaba, casi desde la fundación de Bolivia, el mariscal Andrés de Santa Cruz, un mestizo que había gobernado por 9 años, 8 meses y 4 días entre 1829 y 1839.

Bolivia, fundada en 1825, ha estado marcada por una historia salpicada de revoluciones, revueltas populares y golpes de estado militares, tanto de inspiración interna como de instigación externa. "Es el presidente democrático con mayor cantidad de días, años y gestiones en el ejercicio de la presidencia de la República y del Estado", señaló el ministro de Educación, Roberto Aguilar, en una evaluación del gobierno.

Gana la confianza


Morales ganó su primera elección a la presidencia (2006-2010) con un inusual 54% de los votos, con promesas de reformas económicas y políticas en un contexto de deterioro del Estado que durante décadas había sido manejado por élites militares o civiles, ligadas a la derecha empresarial pronorteamericana.

Apenas instalado en el poder, el mandatario aymara nacionalizó los hidrocarburos, que habían estado desde la década de los 90 en manos de compañías extranjeras, como la española Repsol, la brasileña Petrobras o la francesa Total, lo que permitió multiplicar los ingresos de las arcas del Estado.

"Evo Morales logró conquistar la confianza del ciudadano" en medio del "desencanto" que habían dejado los liderazgos de los 80 y los 90, que convirtieron a Bolivia en uno de los países más inestables políticamemente de Sudamérica, explicó a la AFP el profesor universitario en ciencias políticas, Carlos Cordero.

El gobernante -que se distanció de las históricamente estrechas relaciones de Bolivia con Estados Unidos y reorientó los nexos políticos y económicos hacia países como Irán, Cuba y sobre todo la Venezuela de Hugo Chávez, inspirador del Socialismo del Siglo XXI- revalidó el cargo por segunda vez con el 64% de los votos para al período 2010-2015.

Con su firme liderazgo asentado en sus estrechos lazos con indígenas, campesinos cocaleros y obreros, este forofo del fútbol volvió a ganar una elección popular con el 61% de los votos en octubre del pasado año, para un nuevo mandato que concluirá en 2020. En todos los casos ha arrollado a una oposición desunida.

La economía crece

El gobierno tiene previsto un sencillo acto en Palacio de Gobierno para el miércoles para conmemorar este récord de longevidad presidencial. Para el vicepresidente Álvaro García, que permanece en el cargo junto a Morales desde el principio, este logro se debe "la unidad del pueblo boliviano", aseguró este lunes en rueda de prensa.

El maná de los hidrocarburos dejó al país una renta petrolera récord de USD 27.749 millones entre 2006 y 2014, permitiendo a Morales destinar millonarias partidas para paliar la pobreza endémica que azotaba de forma dramática a la población indígena, mayoritaria en el país andino, uno de los más pobres del continente.

A ello se ha sumado el fuerte y sostenido crecimiento económico durante su presidencia, coincidiendo con la bonanza que han vivido los productores de materias primas en la última década. "El país tiene un crecimiento económico promedio del 5%, el Producto Interno Bruto está por encima de los 30.000 millones de dólares, los ahorros internos llegan a 15.000 millones de dólares, mientras que la inversión pública a más de 7.000 millones de dólares", evaluó el lunes el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Con la vista puesta en 2025


Tras tres mandatos consecutivos, los movimientos sociales -sindicatos, movimientos campesinos - junto con el partido de gobierno Movimiento al Socialismo ya han empezado a preparar el terreno para el periodo 2020-2025.

El Congreso ya reformó parcialmente la Carta Magna para permitir al exlíder cocalero pensar en la reelección, pese a que la oposición denuncia que se está forzando la ley. En febrero, los bolivianos podrán decidir en referéndum si aceptan dicha reforma de la Constitución. Aunque la realidad puede ser enemiga de los deseos. "Ahí está la crisis económica (mundial), la disminución de los ingresos por la venta de materias primas (gas y minería) y el mismo desgaste que genera el ejercicio del poder", que aguardan a Morales en los próximos meses, recuerda el profesor Cordero.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)