7 de abril de 2016 00:05

Dos etapas faltan para sellar el acuerdo con la Unión Europea

El delegado de la UE en Ecuador, Peter Schwaiger, dio  a conocer ayer los avances del acuerdo comercial. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

El delegado de la UE en Ecuador, Peter Schwaiger, dio a conocer ayer los avances del acuerdo comercial. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 14
Redacción Negocios

El proceso para concretar el acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea (UE) tuvo un avance esta semana. El lunes pasado el trámite llegó al Consejo Europeo, que es la penúltima instancia para que el convenio comience a regir.

Así lo dijo ayer (6 de abril) el ministro de Comercio Exterior, Diego Aulestia, ministro de Comercio, tras retornar al país.

Aulestia lideró una comitiva oficial que viajó a Bruselas para conseguir apoyo político entre los europeos y lograr que el acuerdo se concrete antes de fin de año.

El acuerdo se debe ratificar este año porque no habrá una prolongación de los beneficios arancelarios. “No habrá ganancia de tiempo”, dijo ayer el delegado de la UE en Ecuador, Peter Schwaiger.

En la misión participaron, además, los ministros de Relaciones Exteriores, Guillaume Long; de Industrias, Eduardo Egas; de Política Económica, Patricio Rivera; el gerente del Banco Central, Diego Martínez; y el asambleísta oficialista Juan Carlos Cassinelli.

Los funcionarios mantuvieron reuniones en la UE con el grupo técnico de la Dirección General de Comercio, la Comisaría de Comercio y con la Presidencia del Consejo Europeo. Aulestia dijo que hubo consenso entre las partes para que “la firma del acuerdo se realice entre septiembre y octubre próximos, una vez el Consejo Europeo lo apruebe”.

Luego de esto, el texto pasará a la última etapa: la ratificación en los parlamentos europeo y ecuatoriano.

Tres circunstancias, según Aulestia, permiten creer que esto se dará este año, pues se logró un apoyo político en el Consejo y el Parlamento europeos. También hay esa voluntad en el lado ecuatoriano; y, como se trata de un proceso de adhesión, existen procesos que ya se hicieron en su momento y que acortan los tiempos, como la traducción de textos.

Ecuador presentó en Bruselas el escenario económico que hoy vive el país y sus problemas en el sector externo.

El ministro Rivera habló de la caída de exportaciones, los recortes en gasto fiscal, el proyecto de Ley de equilibrio fiscal y de los mecanismos que se analizan para corregir los desequilibrios externos, entre ellos, el timbre cambiario y las salvaguardias, dijo Aulestia.

El delegado de la UE en Ecuador dijo que cualquier medida que adopte el país en materia de comercio debe estar enmarcada en las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Según el Ministro de Comercio Exterior, Ecuador ratificó que las medidas que adopte el Ecuador caminarán en ese sentido. Además, no se adoptará una decisión paralela hasta que se desmonten las salvaguardias.

Pero cumplir los plazos también depende de que se despejen varias preocupaciones de los europeos con relación al impacto de las medidas comerciales en sus exportaciones. Eso lo dieron a conocer los dos legisladores europeos que visitaron el país a mediados de marzo.

Durante su permanencia en el país, los delegados se reunieron con empresarios e importadores locales.

Felipe Cordovez,
presidente de la Asociación de Importadores de Licores, explicó que la principal inquietud que le transmitieron esos funcionarios en materia de bebidas alcohólicas es que Ecuador cobra un arancel más alto que lo permitido por la OMC.
“Tenemos un arancel que es ampliamente superior al máximo permitido. Pagamos USD 0,25 por grado alcohólico más el 1%.
Entonces, en algunas categorías el arancel es hasta 600% mayor (…) una caja de whisky de USD 20, por ejemplo, llega a pagar 90 por aranceles”.

Otra preocupación gira en torno al sector de los automóviles. La aplicación de cupo de importación de vehículos “no es compatible con las obligaciones de la OMC”, según consta en una carta enviada en marzo por el delegado de la UE en Ecuador al ministro coordinador de la Producción, Vinicio Alvarado. Los cupos han generado limitaciones para el ingreso de autos europeos a Ecuador, lo cual se ha traducido en una caída de esas importaciones.

Aulestia reconoció que existen inquietudes en los socios comerciales. Sin embargo, dijo que en los próximos días se realizarán intensos procesos de gestión con los socios comerciales para absolver sus inquietudes.

Con ese fin, una nueva misión ecuatoriana viajará a Bruselas el 20 y 21 de este mes. La comitiva incluirá a sectores productivos del país. “Es una invitación del Parlamento Europeo y aprovecharemos para realizar reuniones paralelas y seguir avanzando”, dijo Aulestia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)